Público
Público

Isabel Coixet dice que el sonido de su película es para un personaje más

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cineasta Isabel Coixet, que estrena mañana su último filme, "Mapa de los sonidos de Tokio", ha señalado hoy que la banda sonora de la película es para ella "un personaje más".

Coixet, cuyo largometraje fue galardonado en Cannes con el premio a la mejor banda sonora, considera que "la manera creativa de utilizar el sonido" hace que "las escenas estén redimensionadas".

El filme tendrá hoy su "première" en Barcelona, ciudad en la que Coixet no descarta rodar próximamente, y en el Teatro Grec, en la oscuridad, situación que la cineasta ha considerado "una gran idea" al ser un "lugar diferente a lo que es habitual".

La directora barcelonesa asistirá a la presentación del filme en ese lugar emblemático de su ciudad natal, en la montaña de Montjuïc, flanqueada por la pareja protagonista: Rinko Kikuchi y Sergi López.

Mientras tanto, Coixet "toca madera" hasta ver las reacciones que suscita el estreno en los cines de su séptima película, para la que ella misma ha elegido las músicas insospechadas que ofrece y que van desde grandes divas de la música japonesa a música electrónica, pasando por proyectos emergentes.

Coincidiendo con el estreno del filme, Sony Music ha anunciado hoy la puesta a la venta en España de un álbum con los temas de la película.

En "Mapa de los sonidos de Tokio" no hay una banda sonora al uso, sino una colección de canciones que acompañan a los personajes en los momentos de pasión, de soledad, de alegría, de melancolía y de dolor.

Al margen de la música, el filme reproduce varios sonidos desde el de los grillos hasta el corte del atún fresco en el mercado de pescado de Tsukiji en Tokio o el impacto en el suelo del agua de una manguera.

También a un Sergi López cantando en solitario en un karaoke "Enjoy de silence", ante la mirada asombrada de una serie de mujeres sentadas en el local, secuencia que le produjo al actor "vergüenza", según ha confesado.

Coixet ha señalado que escribió el papel de David, el enólogo y comerciante de vinos instalado en la capital japonesa, pensando en Sergi López. "No sé qué hubiera pasado si me hubiese dicho que no", ha señalado, el que ella considera "el mejor actor europeo, con perdón de Daniel Auteuil y Javier Bardem".

De Rinko Kikuchi destaca "su entrega y su sentido del humor", que incorpora ahora a su universo de actrices en el que "siempre estaba Sarah Polley" ya que cree que "es capaz de hacer todo tipo de papeles, desde el más sexy al más duro".

Kikuchi, quien recrea en el filme a Ryu, una joven críptica de largos cabellos negros que trabaja en el mercado de pescado y que es asesina a sueldo, al estilo de la Yakuza (mafia japonesa), con predilección por unos pasteles pegajosos de fresa, protagoniza una escena erótica muy realista con Sergi López al ritmo de "La vie en Rose" cantada en japonés.

La película arranca con una secuencia en la que unos ejecutivos europeos en viaje de negocios a Tokio comen sushi (pescado crudo) en el cuerpo desnudo de una mujer occidental, práctica turística bastante reciente, según Coixet, que cree que "los estereotipos son muy pequeños para describir las cosas", porque "las etiquetas me revientan".

Fascinada por la cultura japonesa contemporánea y la atmósfera de las novelas de Haruki Murakami y Banana Yoshimoto Copixet, hace que la trama de su filme sea narrada por un ingeniero de sonido fascinado por Ryu.

La película le ha costado a la productora catalana Mediapro unos 5 millones de euros, según Jaume Roures, y "tiene un recorrido importante con una futura coproducción japonesa".