Público
Público

Isabel II aborda la crisis económica y Afganistán en su mensaje de Navidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En su tradicional mensaje de Navidad, la reina Isabel II de Inglaterra recordó hoy el problema de la crisis económica, así como las numerosas bajas que han sufrido este año las Fuerzas Armadas del Reino Unido en Afganistán.

"2009 ha sido un año difícil para muchos, particularmente para quienes afrontan los continuos efectos de la desaceleración económica", afirmó Isabel II, en el arranque de su alocución, emitida a las 15:00 horas GMT por televisión, radio e Internet.

De vestido azul y con un árbol de navidad a sus espaldas, la monarca, de 83 años, entró después de lleno en la guerra de Afganistán, donde 243 miembros de las fuerzas británicas han perdido la vida desde el comienzo de la invasión de ese país en 2001.

Un total de 106 uniformados británicos han muerto en territorio afgano en 2009, el año más sangriento para el Reino Unido -que tiene unos 9.000 efectivos desplegados allí- desde el inicio del conflicto.

"Estoy segura -subrayó- de que a todos nos han afectado los sucesos de Afganistán y nos han entristecido las bajas sufridas por nuestras fuerzas".

Esas palabras estuvieron acompañadas por imágenes de féretros militares envueltos en la bandera británica que, en el interior de coches fúnebres, desfilaban por una calle de este país ante la mirada acongojada de una multitud.

"Pero podemos estar orgullosos de la contribución positiva que nuestros hombres y mujeres están haciendo en colaboración con nuestros aliados", destacó la jefa de Estado en su discurso, grabado en el Palacio de Buckingham a comienzos de mes.

"La deuda de gratitud hacia a esos hombres y mujeres jóvenes es, de verdad, profunda", dijo Isabel II, que aludió también a las fuerzas enviadas por otros países de la Commonwealth (Mancomunidad de Naciones, conocida antes como Mancomunidad Británica de Naciones) como Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Singapur.

Respecto a la Commonwealth, de la que la Reina es cabeza simbólica aunque sin poderes formales, "Su Majestad" remarcó que, tras cumplir la organización en 2009 su sexagésimo aniversario, continúa siendo una "fuerza sólida y práctica para el bien".

Sobre la Navidad, Isabel II declaró que "es un momento para la celebración y las reuniones familiares, pero también un momento para reflexionar acerca de lo que afrontan los que son menos afortunados que nosotros en casa y en todo el mundo".

"Nosotros mismos -indicó- nos podemos ver afectados por una apabullante serie de dificultades y desafíos, pero nunca debemos de dejar de trabajar por un mejor futuro para nosotros y los demás"

"Os deseo a todos, allá donde podáis estar, una muy feliz Navidad", concluyó Isabel II, que pronunció su primer discurso navideño en 1952.

Fue su abuelo, el rey Jorge V, quien empezó la tradición del mensaje de Navidad real dirigido a toda la nación, en una alocución retransmita por radio en 1932.

Antes de la difusión del mensaje, la Familia Real asistió, como todos los años, a la tradicional misa de Navidad en la iglesia de Santa María Magdalena, cerca de la finca real de Sandringham (sureste de Inglaterra).

Entre fuertes medidas de seguridad, medio millar de personas presenciaron la llegada de los "royals" (como se conoce en este país a los miembros de la realeza), entre los que figuraban Isabel II y su marido, el duque de Edimburgo; el príncipe Carlos, heredero a la Corona; y su esposa, Camilla, duquesa de Cornualles.

También se dejaron ver, entre otros, los príncipes Guillermo y Enrique, hijos de Carlos, así como el príncipe Andrés, segundo hijo de la Reina, y sus dos hijas, las princesas Beatrice y Eugenie.