Público
Público

Los islamistas argelinos, con alas propias ante las próximas elecciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los islamistas argelinos de Hamás, contagiados por los éxitos de su pares en Túnez, Marruecos y Egipto, han decidido abandonar la alianza presidencial y se disponen a volar con alas propias con vistas a las elecciones legislativas del próximo mes de abril.

La decisión fue tomada ayer al término de un largo y agitado debate de tres días entre los miembros del Consejo Consultivo del Movimiento de la Sociedad por la Paz (MSP, antiguo Hamás), la más importante formación islamista y que mantiene estrechos lazos con los Hermanos Musulmanes egipcios.

El presidente del MSP, Abu Yerra Soltani, fue el encargado de anunciar la decisión de abandonar la coalición presidencial, creada en 2004 para apoyar la reelección y el programa del presidente Abdelaziz Buteflika.

En dicha coalición estaba también el Frente de Liberación Nacional (FLN, ex partido único y del que el actual jefe del Estado es presidente de honor) y la Agrupación Nacional Democrática (RND), del primer ministro Ahmed Uyahia.

"2012 Será el año de la competición y no de la alianza", declaró el número uno de Hamás antes de precisar que continuar en la Alianza presidencial "a la horizontal" es "persistir en la mediocridad que no sirve ni al país ni al ciudadano".

El FLN ha dado a entender que la retirada del MSP de la alianza presidencial es irrelevante, mientras que el RND la ha lamentado.

Las victorias logradas por el partido tunecino Al Nahda, los egipcios Hermanos Musulmanes, así como por el marroquí Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD) han abierto el apetito al Hamás argelino que parece buscar recoger dividendos de la "Primavera árabe" y posicionarse como alternativa al régimen en previsión de las legislativas previstas para abril próximo.

Soltani se revistió de oponente hace varias semanas, después de las acusaciones lanzadas en un encuentro con sus antiguos colegas de haber vaciado su contenido de las reformas pilotadas por el presidente Abdelaziz Buteflika después de abril de 2010 y de haberle dado una "trayectoria partisana".

Estas reformas conciernen especialmente a la ley sobre partidos políticos, la representatividad de las mujeres y la ley sobre información.

Soltani no se privó de criticar abiertamente la acción del gobierno y llamó a la formación de un Ejecutivo "neutro" a fin de garantizar la transparencia y la credibilidad de la próxima consulta popular.

Por otra parte, Soltani ha explicado sobre la marcha que se trata de un divorcio "parcial" que concierne a la adhesión a la alianza y no a la participación en el gobierno.

El Consejo Consultivo en efecto ha decidido no retirar los cuatro ministros de Hamás en el actual Ejecutivo y su demanda de continuar ejerciendo sus funciones.

Esta actitud la ha valido a Hamás duras críticas en medios políticos locales y entre los analistas de la prensa que estiman que la formación islamista parece querer guardar un pie en el gobierno en caso de que los vientos no soplen a su favor.

Con 51 escaños en el Parlamento, el MSP se clasificó el tercero durante las elecciones legislativas de 2007, detrás del FLN (con un mayoría de 136 escaños) y el RND (con 61).

Su peso relativamente medio en la escena local, su anclaje limitado entre las capas populares, pero sobre todo la sangrienta experiencia vivida por los argelinos durante el decenio de 1990 después de la emergencia del islamismo político son los elementos que, en apariencia, han llevado al FLN y a la RND a mantener su serenidad tras la decisión de la retirada.

Sin embargo, Hamás ve su "destino" y sus dirigentes se aprestan a atraer la mayor cantidad de sufragios de los islamistas y de los contestatarios de todas las tendencias ante la perspectiva de constituirse como la primera fuerza parlamentaria.

Por Samir Knayaz.