Público
Público

Islamistas somalíes matan a dos personas por ver el Mundial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Unos integristas islámicos somalíes mataron a dos personas y detuvieron a decenas más por violar la prohibición de ver la Copa del Mundo de fútbol por televisión, dijeron el martes unos lugareños.

Testigos comentaron que combatientes enmascarados del grupo Hizbul Islam asaltaron unas casas el domingo y el lunes en el distrito de Afgoi, unos 30 kilómetros al sur de la capital, Mogadiscio, después de que grupos islamistas radicales somalíes prohibieran ver el torneo.

"Hizbul Islam mató a dos personas y detuvo a otras 35, todos aficionados del Mundial", dijo el martes a Reuters Ali Yasin Gedi, vicepresidente del grupo de derechos Elman.

"Los islamistas entraron inesperadamente en las casas del distrito de Afgoi y luego dispararon a algunas personas que trataron de saltar la pared para escapar", añadió.

Hizbul Islam y el grupo Al Shabaab, que está ampliamente considerado como brazo de Al Qaeda en la región, controla amplios sectores del país y gran parte de la capital. Ambos aplican su propia interpretación estricta del Islam, que prohíbe el deporte, la música y el baile.

"Hizbul Islam llamó inesperadamente a nuestras puertas. Saltaron sobre nuestra pared. Era medianoche y mis dos hijos y otras personas del barrio estaban viendo el Mundial", dijo Ismail Sidow, un habitante del lugar.

Algunos residentes de zonas controladas por los islamistas están viendo a escondidas el evento deportivo de mayor audiencia a nivel mundial y que se celebra en África por primera vez. Para ello usan antenas parabólicas improvisadas que captan cadenas extranjeras de televisión que emiten desde Sudáfrica.

"El primer gol de la Copa del Mundo (anotado) por Sudáfrica es algo muy grande y debemos estar orgullosos de ello", dijo Mohamed Muhidiin Xute, dirigente de la Federación de Fútbol de Somalia.

Una insurgencia de tres años en la anárquica nación del cuerno de África ha causado 21.000 muertos y 1,5 millones de desplazados. Sólo pequeños sectores de la capital siguen en manos de un Gobierno apoyado por Occidente y por la Unión Africana.