Público
Público

Israel abre sus urnas en unas elecciones sin incertidumbre

Las últimas encuestas daban por ganadora a las lista del primer ministro, Netanyahu. Lo único que está en el aire es con quiéntendrá que pactar gobierno.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Israel ya ha abierto sus urnas para elegir a los representantes de la decimonovena Kneset (Parlamento israelí) tras una campaña electoral marcada por la apatía gracias, en gran medida, a la falta de una alternativa capaz de contrarrestar las políticas conservadoras de Benjamín Netanyahu.

Más de cinco millones y medio de israelíes están llamados a depositar su voto en estos comicios generales durante una jornada considerada festiva en un país en el que ninguna formación ha obtenido  mayoría absoluta en su historia. De los 5.659.560 votantes censados, alrededor de 800.000 son árabes (palestinos que se quedaron en Israel tras la creación del Estado en 1948).

Las últimas encuestas situaban como favorita a la lista que encabeza el actual primer ministro, Benjamín Netanyahu, Likud Beitenu, con entre 32 a 35 escaños de los 120 con que cuenta la Kneset, si bien la candidatura había perdido fuelle respecto a anteriores sondeos. Precisamente la ausencia de un bloque unificado que pueda hacerle sombra desde el centro-izquierda, ha llevado al 15% del electorado a permanecer indeciso en vísperas de que deposite su papeleta en las urnas, al considerar los expertos que los militantes de derechas son más disciplinados a la hora de votar.

La izquierda se ha centrado en los últimos días en intentar movilizar a sus votantes, ya que considera que aún existen posibilidades de derrotar a Netanyahu si todos sus potenciales electores, más propensos al abstencionismo, acuden esta vez a las urnas. En la víspera de que se abran los colegios y con Netanyahu como virtual vencedor, las incógnitas se centran en cuál será la segunda fuerza política: el Laborismo o la ultraderecha; y si dispondrá de apoyos suficientes para gobernar holgadamente sin los consabidos 'chantajes' de partidos bisagra ideológicamente distantes.

Quien ya ha acudido a depositar su voto ha sido el primer ministro, Benjamin Netanyahu en un colegio electoral de Jerusalén junto a su familia. Allí pidió al sector de los religiosos moderados que apoyasen su candidatura, 'quien quiera que Israel prospere debe votar por un gran partido', dijo el primer ministro.

La lista conjunta del Likud Beitenu con la que concurre Netanyahu a estos comicios y que integra al partido del exministro de Asuntos Exteriores, Avigdor Lieberman, se presenta como favorita en todas las encuestas, si bien éstas apuntaban a que había perdido adeptos en favor de la formación ultranacionalista Habayit Hayehudí, del carismático Naftalí Bennett.

'Ciudadanos, debéis decidir a quién votáis, si por un Israel débil y desperdigado o uno fuerte y unido', expresó hoy Netanyahu en una breve comparecencia, señalaba la edición electrónica del 'The Jerusalem Post'.

Las urnas permanecerán abiertas en los 10.235 centros de voto hasta las 21.00 hora española, principalmente en las grandes ciudades, aunque en las localidades pequeñas, con menos de 350 electores censados, las horas de voto serán más reducidas. La publicación de resultados oficiales de las elecciones tendrá lugar el 30 de enero, si bien la próxima madrugada ya se conocerán resultados con un porcentaje muy elevado del voto escrutado. El partido que logre formar coalición podrá presentar a la Cámara su candidato a primer ministro el 14 de febrero.