Público
Público

Israel anuncia un parón limitado en las colonias

La reducción no afecta a las obras en curso ni a Jerusalén Este

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro Binyamin Netanyahu ha anunciado que Israel limitará parcialmente, y durante diez meses, la construcción en las colonias judías que hay en Cisjordania con el fin de reanudar las negociaciones con los palestinos, aunque precisó que la medida no afectará al sector ocupado de Jerusalén, donde las obras se han acelerado sensiblemente en los últimos meses.

La reducción es tan limitada que tampoco incluye las numerosas obras en curso, ni los trabajos de infraestructura, ni lo que los israelíes denominan 'crecimiento natural' de las colonias, un término ambiguo que históricamente se ha usado para ocultar la expansión israelí y que en la práctica permitirá seguir construyendo al ritmo que desee el Gobierno, argumentando justamente que se trata de un 'crecimiento natural'.

'Tiene muchas más ventajas que desventajas', asegura Netanyahu

Netanyahu dijo a sus ministros que la medida beneficia a los 'intereses' de Israel. 'No es sencillo ni fácil, pero tiene muchas más ventajas que desventajas. Nos permite presentar al mundo un hecho sencillo: que el Gobierno de Israel quiere negociar con los palestinos, que está dando pasos prácticos para ello y que es muy serio en sus intenciones de promover la paz', aseguró Netanyahu al Gabinete.

Los palestinos reaccionaron con gran escepticismo. 'Nosotros no queremos jugar con las reglas impuestas por la ocupación, sino con las reglas de la comunidad internacional y del mediador. Una de estas reglas dice que Israel debe congelar totalmente la construcción en todos los territorios ocupados. Si Israel no la respeta, ¿cómo vamos a creer que vaya a respetar luego los resultados de una negociación?', comentaron en el entorno del presidente, Mahmud Abás.

Los palestinos se encuentran en una situación complicada, aunque en Ramala se considera que el anuncio de Netanyahu no aporta nada nuevo y es en realidad una burda maniobra de distracción para que el mundo crea que son los palestinos los que no quieren negociar con Israel a pesar de la buena voluntad de Netanyahu.

Los palestinos piden un cese total de las obras en las zonas ocupadas

La inmensa mayoría de los dirigentes palestinos son partidarios de no entrar en ese juego y de no negociar hasta que Israel congele totalmente cualquier tipo de construcción en toda Cisjordania, incluida Jerusalén Este.

Israel se comprometió por primera vez a congelar la construcción en las colonias judías en 2003, mediante el plan de paz conocido como Hoja de Ruta. Sin embargo, el supuesto compromiso fue en realidad una maniobra publicitaria en la que el entonces presidente George Bush dejó a Israel seguir construyendo al mismo ritmo, como si nada hubiera ocurrido.

Desde su entrada en la Casa Blanca en enero, el presidente Barack Obama ha intentado sin éxito frenar la expansión israelí. La semana pasada, Netanyahu puso la guinda cuando anunció la construcción de 900 viviendas más en la colonia de Guilo, en Jerusalén Este. El mismo día se puso la primera piedra de otra nueva colonia en Yebel Muqabbar, también en Jerusalén Este.