Público
Público

Israel se asoma a la historia y el resto prolonga la igualdad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Harel Levy y Dudi Sela ganaron sus respectivos partidos de individuales, pusieron a Rusia al borde de la eliminación y situaron a Israel, por primera vez en la historia, de cara a las semifinales de la Copa Davis, por las que aún suspiran el resto de candidatos a partes iguales.

A falta de completar la primera jornada del duelo entre Croacia y Estados Unidos, con ventaja balcánica tras el triunfo de Ivo Karlovic, que dio la vuelta a la ventaja adquirida por James Blake (6-7(5), 4-6, 6-3, 7-6(3) y 7-5) y a excepción del duelo entre israelíes y rusos en Tel Aviv nada está claro en los cuartos de final de la competición.

Ni siquiera la autoridad de la vigente campeona, España, puesta en entredicho con la victoria de Phillip Kohlschreiber ante Tommy Robredo, que rehabilitó las aspiraciones del cuadro germano. Mientras, Juan Martín del Potro, que ganó con autoridad a Ivo Minar (6-1, 6-3 y 6-3), evitó que Argentina cerrara la primera sesión de cuartos con un pie en la eliminación.

Once mil seguidores llevaron en volandas a Levy y Sela en el Palacio de los Deportes de Tel Aviv, que dejaron en evidencia el potencial de Rusia. El cuadro hebreo, eventual adversario de España si resuelve su duelo y el equipo de Albert Costa la visita alemana a Marbella, disputa los cuartos de final por segunda vez en su historia, después de la de 1987. Nunca ha progresado más en esta competición.

Ahora, las semifinales están cerca. Después de que Harel Levy, un jugador sin repercusión y sin presencia en el circuito, anclado en el puesto 210 del ránking, sacó los colores a Igor Andreev, vigésima cuarta raqueta del mundo y líder del cuarteto en ausencia de Nikolay Davydenko ((6-4, 6-2, 4-6 y 6-2).

Mijail Youzhny salió después con la determinación de igualar el enfrentamiento. Se apuntó el primer set pero fue víctima de la fulgurante reacción de Dudi Sela, primer jugador israelí, que se hizo con el triunfo en cuatro mangas (3-6, 6-1, 6-0 y 7-5). Se ha quedado sin margen de error Rusia si quiere progresar hasta semifinales.

Mientras, Juan Martín del Potro rescató a Argentina, plagada de dudas en Ostrava tras caer Juan Mónaco frente a Tomas Berdych (6-4, 2-6, 2-6, 6-3 y 6-2) después de un partido maratoniano sobre la pista dura del pabellón checo.

El quinto jugador del mundo ventiló con prisa a Ivo Minar (6-1, 6-3 y 6-3), el sustituto de Radek Stepanek, cuya baja por lesión alienta las expectativas del vigente subcampeón.

El dobles previsto entre Lukas Dlouhy y Stepanek (CZE) contra Juan Martín del Potro y Leonardo Mayer va a marcar el futuro del duelo.

Igual que el choque entre España y Alemania sobre la tierra batida de la Plaza de Toros de Puerto Banús, en Marbella. La derrota de Tommy Robredo ante Phillip Kohlschreiber (6-3, 6-4 y 6-4), que dejó en empate a uno el enfrentamiento, amplía las expectativas germanas.

La situación podría haber sido peor para el vigente campeón. El debutante Andreas Beck tuvo contra las cuerdas a Fernando Verdasco en el primer partido. Pero el madrileño emergió a tiempo y salvó el panorama español (6-0, 3-6, 6-7(4), 6-2 y 6-1).

El choque del sábado, entre Feliciano López y Fernando Verdasco y Nicolas Kiefer y Mischa Zverev, inclinará la situación de la eliminatoria.

Pendiente de resolución queda aún la primera jornada del Croacia ante Estados Unidos, que se disputa en la pista cubierta de tierra batida de Porec. Ivo Karlovic, que firmó 47 saques directos, dejó adelantó a los locales tras remontar la ventaja norteamericana que tomó James Blake (6-7(5), 4-6, 6-3, 7-6(3) y 7-5). Mardy Fish, sustituto de Andy Roddick, procura enderezar la situación en el choque frente a Marin Cilic.