Público
Público

Israel desmantela un muro que levantó durante el cenit de la Segunda Intifada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ejército israelí comenzó hoy a desmantelar un muro que levantó para proteger de los disparos de milicianos palestinos a los habitantes de la colonia judía de Guiló, en Jerusalén, y que se había convertido en símbolo del cenit de la Segunda Intifada.

Construida en 2002, la barrera está formada por 800 bloques de cemento de dos metros de altura desplegados a lo largo de 600 metros y posteriormente decorada con pinturas y graffitis por los vecinos.

Desde el inicio de la Segunda Intifada, en 2000, hasta ese año, Guiló fue blanco frecuente de los disparos de milicianos palestinos desde la cercana ciudad palestina cristiana de Beit Yala, parte de cuyas tierras había sido confiscadas para la construcción de Guiló, en los años setenta.

Por su parte, las tropas israelíes bombardeaban o hacían incursiones y redadas en Beit Yala, ubicada junto a Belén.

La frecuencia de los ataques disminuyó notablemente tras la operación Muro de Defensa, lanzada por el Gobierno de Ariel Sharón en marzo de 2002 tras una ola de atentados palestinos y que dejó medio millar de palestinos muertos y a Yaser Arafat cercado por tanques en la Muqata de Ramala.

Actualmente, entre Beit Yala y Guiló (que Israel considera un barrio más de Jerusalén, y los palestinos y la comunidad internacional un asentamiento judío en territorio palestino) también se alza el muro israelí de separación en Cisjordania.

En un comunicado, el Ejército israelí subraya que la retirada de la barrera protectora de Guiló durará unas dos semanas y añade que la decisión fue tomada "como resultado de la estable situación de seguridad en la zona", tras varios años sin ataques.

"No creo que los disparos se reanuden, pero si es necesario podemos levantar el muro de nuevo", explica Hezi Ravivo, ingeniero militar encargado del desmantelamiento de la estructura.

Algunos residentes en la parte de Guiló colindante con la barrera de protección confesaban hoy a medios locales su temor por la retirada de una estructura que les proporcionaba tranquilidad.

"Nunca sentí que ese muro me encerrara. Me sentía a salvo. Nos dio un cierta sensación de seguridad", señalaba Aviva Klein.

Otra vecina, Ester Cohen, reconocía que estaba ahora "un poco asustada".

"Espero que no dé pie a algo malo, como que vean la retirada del muro y empiecen de nuevo a disparar", agregaba.