Público
Público

Israel impide los actos culturales palestinos en Jerusalén

La Policía dice que no se pueden tolerar actos que ponen en cuestión la soberanía de Israel sobre la ciudad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Millares de agentes de la Policía israelí y del cuerpo paramilitar de la Guardia de Fronteras abortaron ayer las celebraciones culturales que los palestinos habían organizado con motivo de la declaración de Jerusalén como capital de la cultura árabe durante 2009.

Los habitantes palestinos habían previsto celebrar una decena de actos culturales y deportivos en el sector ocupado de Jerusalén, pero la Policía los desbarató uno a uno a lo largo de la jornada, sin permitir siquiera una reunión de niñas o un partido de fútbol entre niños en una escuela.

La presencia policial fue enorme en todos los barrios árabes, incluida la ciudad vieja, y los agentes practicaron decenas de detenciones entre los que consideraban los organizadores. En la Universidad Al-Quds, la Policía detuvo a dos empleados que se disponían a distribuir camisetas que tenían impresas leyendas con la declaración de Jerusalén como capital de la cultura árabe.

El acto central tenía que celebrarse en el barrio de Abu Dis. Cientos de personas trataron de llegar al lugar, pero los agentes ni siquiera permitieron que se encendiera una antorcha con el fuego de otra que llegó desde Damasco, y que debía marcar el inicio de las celebraciones.

El ministro del Interior de Israel, Avi Dichter, ordenó a las fuerzas de seguridad que actuaran con determinación aunque los actos culturales convocados eran pacíficos. Un portavoz policial manifestó que no se podían tolerar unos actos que cuestionan la 'soberanía' de Israel sobre toda Jerusalén.

Israel tampoco permitió que se desplazaran hasta Belén representantes de varios países árabes que se habían congregado en Ammán y pensaban llegar a Belén en helicópteros, aunque algunos de ellos lograron colarse por carretera a través del puente sobre el río Jordán.

Está previsto que durante los próximos meses se celebren numerosos actos en Jerusalén, Belén, Gaza, Nazaret y el campo de refugiados de Mar Elías, en Líbano.

Sin embargo, Israel parece dispuesta a impedir todos los actos que se celebren en Jerusalén y Nazaret, sin que la comunidad internacional haya tomado ninguna medida para acabar con la ocupación y el expolio constante de Israel.