Público
Público

Israel mata a un ministro de Hamás y bombardea Gaza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Nidal al-Mughrabi

Israel mató el jueves al ministro del Interior de Hamás en una ofensiva aérea después de librar su bombardeo más intenso sobre los barrios de Gaza, en el que podía ser su impulso final contra el grupo islamista antes de un alto el fuego.

En un paso que podría acercar el acuerdo, Washington prometió garantías de seguridad aludiendo a las demandas israelíes en las negociaciones para una tregua patrocinadas por Egipto.

Said Seyam, que supervisaba a 13.000 policías y efectivos de seguridad de Hamás, murió en un ataque aéreo en el campo de refugiados de Yabalya, según Hamás.

Fuentes palestinas dijeron que había estado en una casa alquilada por su hermano, que también murió junto al hijo de Seyam.

"La sangre de Seyam será una maldición para la entidad sionista", dijo el oficial de Hamás Mohamed Nazal al canal de televisión Al Yazira.

Al menos 15 palestinos murieron en los ataques israelíes en Ciudad de Gaza, según responsables médicos.

El oficial de Hamás Ayman Taha dijo que los combates urbanos, en los que el fuego israelí atacó un complejo de la ONU, un hospital y un edificio de medios de comunicación, eran un intento para obligar al grupo a aceptar los términos de Israel para una tregua. También resultó atacado un hospital.

En El Cairo, un oficial de defensa israelí se reunión con los mediadores egipcios que habían negociado con Hamás un alto el fuego, e informaría a los líderes israelíes a lo largo del día.

La oficina del primer ministro, Ehud Olmert, señaló que la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, le dijo por teléfono que Washington firmaría un acuerdo sobre las medidas para impedir que Hamás se rearme después de un alto el fuego.

Israel quiere que el alto el fuego asegure que Hamás no pueda conseguir armas de contrabando a través de los túneles bajo la frontera de Gaza, y que el grupo finalice los ataques con cohetes contra su territorio.

Hamás quiere que Israel, que lanzó su ofensiva contra Gaza el 27 de diciembre, retire sus tropas y levante el bloqueo sobre la Franja de Gaza.

ATAQUE A UN COMPLEJO DE LA ONU

La agencia de ayuda a los palestinos de las Naciones Unidas, UNRWA, dijo que su complejo, donde estaban refugiados hasta 700 palestinos, fue alcanzado dos veces por fuego israelí y tres miembros de su personal resultaron heridos. Un denso humo procedía de su depósito de combustible y alimentos.

El secretario de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, calificó el ataque de "atrocidad". En una reunión posterior, Olmert se disculpó ante Ban pero dijo que el ataque se vio provocado por disparos de palestinos armados desde el complejo.

"Es absolutamente cierto que fuimos atacados desde ese lugar", dijo Olmert.

En Ginebra, un portavoz de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Medialuna Roja, dijo que el hospital de al Quds recibió el impacto de los bombardeos israelíes o de ataques aéreos.

Un cohete impactó la Torre Al Shurouq, donde se ubican la oficina de Reuters y de otros medios de comunicación. Abu Dhabi Televisión dijo que creía que dos de sus periodistas fueron alcanzados por un caza israelí cuando grababan desde el edificio de 14 plantas.

El Ejército israelí no hizo declaraciones sobre los ataques contra el hospital y las oficinas.

CATASTROFE

Decenas de residentes aterrorizados fueron vistos huyendo a pie. Miles más se refugiaban en casas que brindaban un precario albergue mientras las explosiones sacudían las calles llenas de escombros y cubiertas de humo.

"Es una catástrofe", dijo una mujer que caminaba rápidamente alejándose del área y llevando un niño en sus brazos mientras otros dos niños corrían detrás de ella para no quedarse atrás.

"Cogimos nuestro dinero y pasaportes. Tenemos que llevar algún tipo de identificación con nosotros en caso de que muramos", señaló. "Hamás puede declarar la victoria si quiere, pero nosotros simplemente necesitamos que este derramamiento de sangre termine", agregó.

La cifra de muertos palestinos en la ofensiva por tierra y aire ascendió a al menos 1.095 personas, y había al menos 5.000 heridos, según el Ministerio de Salud de Gaza, controlado por Hamás. Un grupo de derechos humanos palestino afirmó que 670 de los muertos eran civiles.

Del lado israelí ha habido 13 muertes, 10 de soldados y tres de civiles, que fallecieron por cohetes disparados por Hamás hacia el Estado judío desde que Israel lanzó la campaña militar.