Público
Público

Israel y Hamas desafían la resolución de la ONU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Nidal al-Mughrabi

Israel mantenía el sábado su ofensiva en Gaza, desde donde Hamás seguía lanzando cohetes contra el estado judío, en una guerra de dos semanas que desafía los esfuerzos internacionales para detenerla.

La cifra de palestinos muertos se ha elevado a 786, según responsables médicos de la Franja de Gaza. El grupo islamista Hamás, que controla el enclave litoral, ha dicho que más de un tercio de los fallecidos son niños.

Tres civiles israelíes han muerto víctimas de los cohetes de Hamás y diez soldados han fallecido en el campo de batalla.

El Ejército israelí dijo que 15 miembros de Hamás murieron el sábado en una serie de 40 ataques aéreos dirigidos contra zonas de lanzamiento de cohetes, túneles utilizados para el contrabando de armas, arsenales e instalaciones de fabricación de armamento.

Médicos palestinos dijeron que dos activistas murieron y que un ataque israelí alcanzó el muro exterior de un hospital, hiriendo a un trabajador. Los bombardeos israelíes contra túneles en la frontera con Egipto cortaron la electricidad en Rafah, según los residentes.

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, rechazó la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, que exige un cese del fuego "inmediato y duradero", por considerarla "impracticable".

Responsables de Hamás en la Franja de Gaza dijeron que estaban estudiando el texto, pero rechazaron que no se les hubiese consultado al respecto. El grupo indicó que había enviado a tres de sus líderes desde Gaza a El Cairo para discutir la propuesta de alto el fuego mediada por Egipto.

Israel y Egipto están muy distanciados sobre el plan, según los diplomáticos consultados.

En una llamada telefónica a Olmert, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, "expresó su decepción debido a que continúa la violencia en tierra, ignorando" la resolución del Consejo de Seguridad, señaló la portavoz de la ONU Michele Montas.

Los responsables de la ONU no tienen contacto directo con Hamás, pero Montas dijo que el mismo mensaje fue comunicado al grupo de forma indirecta.

El viernes, el gabinete de seguridad de Israel debatió por segunda vez en tres días si enviar a sus reservistas para realizar una ofensiva en los pueblos y ciudades de Gaza. No hubo noticias sobre el resultado.

"No puedo entrar en detalles operativos. La presión del Ejército sobre Hamas continuará", dijo Mark Regev, portavoz de Olmert.

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos en Oriente Medio (UNRWA, por su sigla en inglés), que distribuye la mayor parte de la ayuda en Gaza, mantuvo algunas de sus operaciones suspendidas el viernes después de la muerte de uno de sus conductores víctima de la ofensiva israelí.

Los trabajadores de ayuda de la ONU planean reanudar sus movimientos en las calles de Gaza lo antes posible, tras recibir garantías de Israel de que no serían blancos de ataques, dijo una portavoz de la ONU en Nueva York.

LA CASA BLANCA CULPA A HAMÁS

Estados Unidos, que se abstuvo de votar la resolución de la ONU, ofreció su respaldo público a las metas militares de Israel.

"Esta es una situación que no mejorará hasta que Hamás detenga el lanzamiento de cohetes a Israel", dijo el portavoz de la Casa Blanca Scott Stanzel.

También destacó que el presidente George W. Bush había manifestado su preocupación a Olmert respecto a la situación humanitaria y la pérdida de vidas de civiles durante la incursión de Israel en la Franja de Gaza.

Con centenares de civiles palestinos muertos, las acciones israelíes han motivado acciones de censura de la Cruz Roja, organismos de la Naciones Unidas y gobiernos árabes y europeos.

Hamás quiere que cualquier acuerdo de cese del fuego incluya el final del bloqueo israelí a la Franja de Gaza y la retirada de todas las fuerzas judías del territorio.

Las demandas principales del Estado judío son que se detenga el lanzamiento de cohetes de Hamás y se den las garantías internacionales para que el grupo islamista no pueda rearmarse gracias al contrabando de armas por los túneles que cruzan la frontera con Egipto.