Público
Público

El israelí Nir Bergman gana por segunda vez el gran premio del Festival de Tokio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El israelí Nir Bergman, ganador del Festival Internacional de Cine de Tokio en 2002 por "Broken Wings", se proclamó hoy de nuevo vencedor de este certamen con la película "Intimate Grammar", en una edición en la que las cintas de España y Argentina a concurso se fueron de vacío.

Al recoger el Gran Premio Sakura, un emocionado Bergman agradeció que el festival le haya dado este reconocimiento por segunda vez y subrayó que con los años ha aprendido a apreciar "la importancia de los premios tanto como la del proceso de hacer películas".

Basada en una novela del escritor David Grossman, "Intimate Grammar" está ambientada en el Israel de 1963, en un periodo de paz previo a la Guerra de los Seis días, y narra la historia y el universo imaginario de un adolescente cuyo cuerpo se niega a crecer.

La película ya recibió el pasado julio el principal galardón del Festival de Cine de Jerusalén, que, como el de Tokio, también premió "Broken Wings" hace ocho años.

El Premio Especial del Jurado del certamen tokiota fue para "Post Card", del veterano director japonés Kaneto Shindo, quien a sus 98 años confirmó que ésta es su despedida cinematográfica y agradeció el trabajo de todo su equipo.

El de Mejor Director recayó en el francés Gilles Paquet-Brenner por "Sarah's Key", una cinta sobre la opresión a los judíos en el París de la II Guerra Mundial que también obtuvo el Premio del Público.

El chino Wang Qian-yuan fue galardonado como mejor actor por su papel en "The Piano in a Factory", mientras su compatriota Fan Bingbing, protagonista de "Buddha Mountain", recibió el premio a la mejor actriz.

En la sección oficial del festival, que se clausuró hoy tras una semana de proyecciones, competían quince películas, entre ellas la española "¡Primaria!", un largometraje de Iván Noel a caballo entre el documental y la ficción, y "La mirada invisible", dirigida por el argentino Diego Lerman y ambientada en la dictadura militar.

El jurado del certamen de Tokio, que junto con el de Busan (Corea del Sur) es uno de los mayores de Asia, estuvo presidido por el irlandés Neil Jordan, galardonado con el Óscar al mejor guión original en 1992 por "The crying game".