Público
Público

Italia se para contra los ajustes

Berlusconi sube el IVA al 21% y recupera la tasa a los ricos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Les gustaría silenciarnos, pero nosotros no nos rendimos y, aunque se apruebe la maniobra, estaremos cada día en las plazas de todo el país con aquellos que tengan el coraje de decir no'. Susana Camusso,la secretaria general del sindicato mayoritario italiano, CGIL, está dispuesta a hacer lo que de momento la oposición política no ha hecho: plantar cara al Gobierno por la vía que sea necesaria, incluido un 'recurso al Tribunal Constitucional', para denunciar y parar el plan de ajuste de 45.000 millones proyectado por el Ejecutivo de Silvio Berlusconi.

Miles de trabajadores se lanzaron ayer a las calles de todo el país secundando la huelga general de ocho horas convocada por la CGIL. Las manifestaciones se extendieron por más de un centenar de ciudades y la huelga tuvo un seguimiento, según la CGIL, del 58% de los trabajadores inscritos en sus filas, que pararon sobre todo los transportes. La jornada, apoyada por todos los partidos de izquierdas, se desarrolló sin grandes incidentes, aunque en Nápoles hubo enfrentamientos entre Policía y manifestantes.

El Senado italiano aprueba hoy un plan revisado tres veces en un mes

Camusso, que participó en la concentración de Roma, no ahorró en adjetivos a la hora de hablar sobre las medidas adoptadas por el Gobierno. 'Se trata de una maniobra injusta, desigual e irresponsable, que golpea directamente a los trabajadores y a los pensionistas, que se ensaña con los mas débiles y que, recortando los recursos a los entes locales, daña a las personas', proclamó la secretaria general de CGIL

Mientras, el Gobierno italiano volvió a dar muestras de estar dando palos de ciego y, antes de que el Senado comenzara a discutir por la tarde el texto definitivo del plan de ajuste, lo modificaba por tercera vez en menos de un mes, introduciendo un aumento de un punto del tipo general del IVA, del 20 al 21%, que es el que afecta a la mayoría de bienes y servicios. Además, se recupera el recargo del 3% a los que declaran rentas por encima de 300.000 euros. Este recargo figuraba en el plan inicial, aprobado por el Gabinete de Berlusconi en agosto, que luego fue eliminado la semana pasada, y se ha añadido ayer. También se han introducido cambios en la edad de jubilación de las mujeres a partir de 2014.

Fue una labor de maquillaje de última hora del plan de ajuste, con especial dedicación a aquellos que reclamaban más impuestos para los ricos, pero que dio lugar a una escena esperpéntica en la Cámara Alta,ya que el texto sobre el que discutían los senadores desde primera hora de la tarde no era realmente el texto final que se votará y, previsiblemente, se aprobará hoy. Ese, que no llegó a la sala hasta cuatro horas más tarde, será sometido (al contrario de lo prometido por el Ejecutivo, que quería un plan consensuado) a un voto de confianza hoy, el numero 49 de esta legislatura y que implica la imposibilidad de que se introduzca ninguna enmienda.

El Parlamento francés inicia el debate de los recortes de Sarkozy

Su aprobación se da por descontada, ya que el Gobierno tiene una mayoría suficiente en el Senado. El plan irá la semana que viene al Parlamento para el visto bueno definitivo.

De otro lado, el Parlamento francés inició ayer por procedimiento de urgencia la tramitación del paquete de 'ahorro presupuestario' decidido por el Gobierno de Nicolas Sarkozy, informa Andrés Pérez. La mayoría conservadora se dividió y se enfrentó a su propio Ejecutivo por el conjunto de variopintas medidas que constituyen el plan, calificado por la oposición de 'Triple I: incoherente, ineficaz e injusto'.

Uno de los puntos del proyecto era aumentar del 5,5 al 19,6% el tipo del IVA de la entra-da a los parques temáticos de atracciones. Tras una leve presión del ex primer ministro y senador Jean-Pierre Raffarin (electo de una región que tiene un parque temático, el Futuroscopio), el Gobierno renunció.

Fuera del Parlamento, para defender el plan, el ministro de Finanzas, François Baroin, se permitió un paralelismo con España: 'Algunos me dicen que mire a Italia y a España, porque allí sí habría gente seria. No están en la misma situación que nosotros. Si hiciéramos un plan a la italiana o a la española, sería un plan recesivo que nos llevaría a un tobogán deslizante'.