Público
Público

Italia confirma que una pareja ha sido secuestrada en Mauritania

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ministerio de Asuntos Exteriores italiano confirmó que una pareja transalpina había sido secuestrada en Mauritania y dijo que habían activado todos los canales políticos y diplomáticos para asegurar su liberación.

En un corto comunicado publicado en su web a última hora del sábado, el Ministerio pidió discreción a los medios de comunicación "para garantizar la seguridad de los rehenes y favorecer una solución positiva del caso".

Los medios italianos identificaron a los secuestrados como Sergio Cicala, de 65 años, y su mujer, Philomene Kabouree, de 39, natural de Burkina Faso y con doble nacionalidad.

El vehículo, acribillado a balazos, fue hallado el sábado por la mañana en una zona fronteriza con Mali donde se sabe que operan grupos armados con vínculos con Al Qaeda, dijeron diplomáticos el sábado. El chófer de la pareja, de Costa de Marfil, también está desaparecido, indicó un periodista local.

La hija de Cicala Alexia relizó un emotivo llamamiento en la televisión italiana, instando al ministro de Exteriores, Franco Frattini, a establecer un rápido contacto con los secuestradores.

"Quiero saber cuál es el estado de mi padre, del que no tengo noticias desde el miércoles", declaró a Sky Italia.

La hija dijo que la pareja, que vive en Sicilia, estaba viajando a Burkina Faso a visitar al hijo de Kabouree, de 12 años.

Diplomáticos locales dijeron que el ataque parecía ser el más reciente en una serie de secuestros en la región.

Las fuerzas de seguridad de Mali fueron puestas en alerta por sus homólogos de Mauritania, que informaron de un secuestro y advirtieron que los hombres armados podrían intentar pasar sus rehenes por la frontera, dijeron responsables del Gobierno de Mali.

Grupos armados, algunos con vínculos con la rama de Al Qaeda en la región, operan a lo largo de la vasta y aislada zona desértica, que incluye el este de Mauritania, el norte de Mali y el sur de Argelia.

Analistas dicen que bandas locales, en general envueltas en el tráfico de cigarros, armas, drogas y personas, están comenzando a considerar el secuestro a extranjeros y su posterior venta al grupo islámico que opera en la región, como una manera de recaudar dinero.

Aunque nunca se confirma oficialmente, los expertos indican que a menudo se pagan rescates. No obstante, un rehén británico fue ejecutado en Mali por el grupo este año.

Tres cooperantes españoles desaparecieron en Mauritania el mes pasado tras un ataque contra su convoy. Las fuerzas de seguridad de Mali creen que los tres son retenidos por la rama norteafricana de Al Qaeda en su territorio.