Público
Público

Italia logra el tercer punto ante EEUU y gana la Copa Federación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Italia se adjudicó su segundo título de la Copa Federación de tenis al lograr el domingo una ventaja inalcanzable de 3-0 sobre Estados Unidos en la serie final de la competición, gracias a un nuevo triunfo en individuales.

La encargada de dar el trofeo a su país en la tierra batida de Reggio Calabria fue Flavia Pennetta, que se impuso por 7-5 y 6-2 a Melanie Oudin y selló la victoria para el equipo local, que ya contaba con una ventaja de dos puntos tras los triunfos del sábado.

Italia, que ganó la Copa Federación por primera vez en 2006, nunca había derrotado a Estados Unidos en sus nueve enfrentamientos previos.

"Es increíble, las chicas reescribieron la historia del tenis italiano", dijo a los periodistas el capitán del equipo "azzurro", Corrado Barazzutti.

Pennetta, número 11 del mundo, puso a Italia adelante en el marcador el sábado al superar a Alexa Glatch, antes de que su compatriota Francesca Schiavone aumentara la cuenta con una victoria sobre la joven Oudin.

El conjunto estadounidense, que no ganó ni siquiera un set, sufrió mucho sin la presencia de sus dos principales jugadoras, las hermanas Serena y Venus Williams, que decidieron no disputar la serie.

Oudin, de 18 años y con la responsabilidad de ser la número uno de su país en la eliminatoria, le facilitó el trabajo a Pennetta al dejar en la red una pelota fácil y perdió su servicio en el juego inicial.

Pennetta dominó durante casi todo el juego, aunque sufrió un revés cuando su rival devolvió el 'break' cuando estaban 5-5.

La estadounidense cometió después una doble falta y desperdició su saque en el juego siguiente, entregando el mando de nuevo a Pennetta, que no dudó en asegurar el triunfo en otro día nublado en Reggio Calabria, en el sur de Italia.

Oudin, que ocupa el puesto número 49 en la clasificación mundial, no pudo recuperarse en el segundo parcial y sufrió tres 'breaks', permitiendo que Pennetta perdiera su propio saque antes de coronar su victoria generando un enorme alarido de sus compatriotas italianos.