Público
Público

ITB arranca con fuerza y optimismo, a pesar de la crisis económica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Bolsa Internacional de Turismo de Berlín (ITB), la feria más importante del ramo, arranca hoy con un mensaje de fuerza y optimismo, a pesar de la crisis económica mundial, que también está causando estragos en el sector.

Para su 43 edición, la ITB contará desde mañana con 11.098 expositores procedentes de 187 países y 110.000 visitantes, más del 40 por ciento extranjeros, en su afán por seguir una política de internacionalización, explicó hoy en rueda de prensa el director de la feria, Christian Göke.

Según Göke, esto es un indicativo de que "la mayor plataforma para la industria turística se muestra estable y fuerte, aún en tiempos de crisis".

Seguridad, visión de conjunto y contactos personales son los valores esenciales que ofrecerá la feria, que se presenta al mismo tiempo como un foro de convenciones y un centro comercial de interés para el público, y que genera cerca de 6.000 millones de euros al año.

Asimismo, en la presente edición, la ITB servirá como lugar para debatir sobre las estrategias que debe adoptar el sector del turismo para combatir la crisis y sus efectos, tema central en torno al que girarán muchas de las conferencias.

Ejemplo de ello será el encuentro de las principales aerolíneas internacionales, que tendrá lugar el viernes -Día de la Aviación de la feria- y que versará sobre las fluctuaciones de los precios del petróleo y la protección del clima.

Aunque desde noviembre de 2008, cuando comenzó la temporada turística, las cifras en turismo son a la baja, aún no hay datos suficientes para establecer una pauta general, señaló Klaus Laepple, presidente de la Confederación de la Industria Turística Alemana (BTW).

Lo que sí se sabe es que los alemanes siguen optando por veranear en destinos del Mediterráneo; una lista en la que figuran Turquía o Grecia y en la que España continúa a la cabeza, con más de diez millones de turistas alemanes que la eligieron como destino vacacional en los últimos años.

No obstante, y pese a que el número de expositores ha experimentado este año un ligero descenso con respecto a 2008, el certamen persigue transmitir un mensaje optimista.

"Ante la situación actual, hay que tratar de reaccionar con flexibilidad y buscar la máxima rentabilidad", insistió Laepple.

Por primera vez en la historia de la ITB, el anfitrión no será un país, sino una región: la cuenca del Ruhr, que ha sido elegida la capital europea de la cultura 2010.

La zona que linda con el río, otrora conocida por su tradición minera y por ser la región alemana con mayor densidad de población, ha apostado por un programa basado en el turismo cultural -fuertemente marcado por los contrastes entre paisajes e industria carbonera- y social.

Algunos de los platos fuertes de la presenta edición son la presencia del recién nacido Kosovo o una mayor representación de Estados Unidos, a través de expositores llegados desde Nueva York y Florida.

Por otra parte, uno de los elementos innovadores de la feria es el fomento de la responsabilidad social corporativa, cuestión que centrará una de las jornadas del certamen -que será bautizado como día de la Responsabilidad Social Corporativa-.

De hecho, se presentará en exclusiva el primer informe global sobre el papel que desempeña la responsabilidad social corporativa en las empresas dedicadas al turismo, y se celebrará un congreso en el que participará la directora ejecutiva de Desarrollo Sostenible de la Fundación de las Naciones Unidas Erika Harms.

En la misma línea de expansión internacional, la feria prevé hospedar a más de 120 ministros de turismo, e incluso el conocido como Día de la Hospitalidad recibirá por primera vez a expertos internacionales que discutirán sobre los derechos humanos.

La innovación tecnológica vuelve a surgir como punto esencial, pues se celebrará por tercer año consecutivo el PhoCusWright@ITB, un foro que se ocupa de las nuevas tendencias en tecnología para el turismo.

La inauguración será esta tarde a cargo del ministro alemán de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, y el calendario de actividades se cerrará el próximo domingo.