Público
Público

IU apoya las protestas por considerar que la reforma atenta contra el estado de bienestar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

IU apoyará las movilizaciones contra la reforma de la Constitución que hoy han convocado los sindicatos CCOO, UGT y varias organizaciones sociales porque es el "mayor atentado contra el estado de bienestar" en la historia de toda las políticas de ajuste económico realizadas en España.

El coordinador general de IU, Cayo Lara, ha asegurado hoy tras reunirse con una delegación sindical de UGT y de CCOO que limitar el déficit público por ley es "atar de pies y manos a futuros gobiernos autonómicos y locales para que puedan hacer políticas expansivas de gasto social".

Lara ha argumentado que ante una modificación "exprés", "inútil e injusta", IU se sumará a todas las movilizaciones y exigirá la convocatoria de un referéndum.

"Una constitución que se aprobó en referéndum y que tanto puede marcar el futuro de la política de nuestro país no se puede hacer (la reforma) a espaldas de la soberanía popular", ha señalado.

Asimismo, ha criticado que "cuándo en muchas plazas y pueblos se pide más democracia, ahora se vuelve a coartar este concepto" al intentar aprobar en el Parlamento, por la puerta de atrás, esta modificación.

La proposición de Ley para modificar la Constitución se somete a consideración mañana en el pleno del Congreso e IU ha remitido una carta a varios grupos parlamentarios para lograr que un 10 % de diputados o senadores pidan su referéndum.

No obstante, Lara avanzó que a fecha de hoy su federación no ha conseguido obtener el compromiso de 35 diputados o 26 senadores para que la modificación pueda ser refrendada por los españoles.

Por su parte el secretario de Política Institucional de UGT, Frederic Monell, ha recordado que el 31 de agosto y el 1 de septiembre se producirán concentraciones y manifestaciones en varias ciudades españolas para culminar el día 6 con una gran marcha por Madrid.

Ha criticado esta reforma, sin debate público, que "pone en cuestión los valores de participación que la propia Constitución proclama" y ha advertido de que además podría abrir un precedente "peligroso" hacia otras futuras reformas que se pudieran plantear.

En el mismo sentido, el miembro de la Ejecutiva Confederal de CCOO, Javier Doz, ha señalado que la reforma supone un "ataque gravísimo, tanto por el contenido como por la forma en la que se hace" y ha dicho que el procedimiento es "inadmisible".

"La Constitución española se basó en un elevado consenso y ahora una reforma de gran calado será aprobada en 15 días desde su anuncio hecho por el presidente del Gobierno", ha aseverado, tras lamentar la ausencia de debate político y subrayar que su contenido tiene "un sesgo ideológico muy conservador".