Publicado: 23.11.2014 15:27 |Actualizado: 23.11.2014 15:27

IU escenifica su relevo y reivindica su historial de lucha frente a Podemos y las encuestas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El diputado de IU, responsable de Proceso Constituyente y, desde el viernes, candidato a las primarias del partido para la Presidencia de Gobierno, Alberto Garzón, ha escenificado este sábado en la localidad Madrileña de Rivas el relevo generacional que ha supuesto la decisión de Cayo Lara, coordinador federal de IU, de no concurrir como candidato a La Moncloa. Un gesto que el diputado malagueño, llamado a ser el revulsivo de la organización, ha agradecido por su "enorme altura política", entre gritos de "presidente, presidente".

Ante de un millar de personas, llegado de todas las federaciones de la organización hasta el auditorio Pilar Bardem de Rivas, el diputado de la organización ha defendido la necesidad de avanzar hacia un proceso constituyente que lleve consigo la transformación del país, "porque estamos ante un pueblo que no aguanta más". Garzón ha repetido lo que ya dijo cuando anunció que sería candidato a las primarias, pero esta vez ante su militancia y ante un coordinador federal que ha recibido una larga ovación y que durante su discurso ha vuelto a tender la mano a la convergencia con otras fuerzas políticas, pero con unas claras líneas rojas.

Proceso constituyente, movilización social, poner la economía al servicio de la gente, echar a los "mercaderes de La Moncloa", República y democracia participativa... un "nuevo proyecto de país", en definitiva, es lo que ha esbozado Garzón, que ha recordado que "no queremos que gobiernen Florentino Pérez, Botin, los March... el país es nuestro y no de una minoría social" ha subrayado, para asegurar que "quien crea que el país sólo se transforma presentándose a las elecciones está cayendo en el ilusionismo", y ha pedido que se combine la lucha institucional con la lucha en la calle.

Orgullo de siglas y de luchas pasadas es lo que han centrado todas las intervenciones, en especial la de Cayo Lara, que ha recordado que en su organización son "clase trabajadora", un discurso que "a Alberto (Garzón) no se le va a caer nunca de la boca", ha dicho Lara. El coordinador federal ha criticado las "fotocopias" que están apareciendo de las propuestas de IU, en clara referencia a la propuesta de modelo federal del Estado del PSOE y, sobre todo, a las propuestas de Podemos, la formación de Pablo Iglesias que ha concentrado una parte importante de su electorado tradicional y potencial, y al que con más o menos claridad se han referido casi todos los intervinientes. "Tendremos que pedir el copyrigth", ha bromeado Lara aunque de forma muy seria.

"Lo que veo en la calle es que la gente está deseosa de transformar el país y que necesita un instrumento útil. Nosotros somos el instrumento más útil para transformar la sociedad. Somos imprescindibles para el cambio", ha defendido Garzón.

En la misma línea, aunque con un tono mucho más duro, Lara ha vuelto a repetir que IU no cree en "líderes, sino en liderazgos colectivos", y ha sacado pecho al recordar que "IU ha sido el ariete frente al bipartidismo en este país desde antes de los acuerdos de Maastricht. No han sido otros".

El coordinador federal, que seguirá siéndolo hasta que quiera la militancia, ha puesto sobre la mesa su voluntad de converger el IU que siempre ha tenido "en su ADN". "Nadie nos gana en converger para derrotar las políticas del capitalismo. Lo haremos sin arrogancia ni prepotencia. Las encuestas no van a conseguir lo que no consiguió Franco", acabar con una formación organizada, ha afirmado Lara, que se muestra convencido de que "hay una operación para cargarse esta organización".

"Que nadie pretenda disolvernos. Es una línea roja y nosotros no pretendemos que se disuelva nadie. Nos entenderemos con un programa, veremos en qué nos ponemos de acuerdo. No vaya a ser que al día siguiente de ganar las elecciones no tengamos políticas que aplicar y la caguemos", ha advertido.

Lara ha cargado contra la idea de las agrupaciones de electores como fórmula para la convergencia, "las agrupaciones no son un gesto de buena voluntad, son una estrategia diseñada porque algunos quieren que no quede nada en la izquierda si un día consiguen dar un viaje al centro", ha criticado en clara referencia a Podemos. Aboga por las coaliciones electorales y defiende los programas  "serios y estudiados" de IU porque "sin organización fuerte de la izquierda no habrá cambio en el país".

Sobre el proceso de primarias que afronta la organización, Lara ha recordado que no es una competición entre enemigos. "Que nadie se alarme porque haya compañeros que quieran concurrir, competid con lealtad, somos compañeros, no enemigos. Hay que estar como una piña con el candidato que se elija, independientemente de a quién se haya apoyado en las primarias", ha remarcado. Todos los oradores, desde Garzón hasta la portavoz de Izquierda Abierta, Montse Muñoz, o el poeta Luis García Montero, han destacado el orgullo que sienten por la lucha histórica de esta organización y han mostrado seguridad en que el proyecto de IU es firme y está asentado, pese a que los tiempos y la irrupción e Podemos hayan acelerado los procesos.

"No somos una veleta que cambia según sopla el viento, somos como la brújula que siempre señala al norte, y ese norte es el socialismo", ha defendido Lara. "No se trabaja para ganar las elecciones, sino para transformar la sociedad", ha resumido García Montero.

Entre aplausos y con una versión de la canción "El pueblo unido jamás será vencido", IU ha concluido el acto con el que buscaba recuperar la ilusión de sus votantes y también de unos militantes que han visto como en poco más de diez meses, la irrupción de Podemos ha dejado en papel mojado la lectura de la crisis económica, social y política que ha hecho Izquierda Unida durante los últimos seis años.