Público
Público

IU-ICV plantea generalizar el contrato indefinido

Su enmienda a la reforma laboral exige un empleo "estable y de calidad" 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En la penúltima semana de mes el pleno del Congreso debatirá de nuevo la globalidad de la reforma laboral. Será entonces cuando Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds (IU-ICV) pueda rebatir al Gobierno sus argumentos con otro texto, una enmienda a la totalidad del decreto ley. Ayer viernes, Gaspar Llamazares presentó el borrador de su alternativa, elaborada con los sindicatos. Se asienta en un principio básico: garantizar la 'estabilidad y calidad del empleo'. Y para ello, la pieza matriz es fijar por ley que todos los contratos de trabajo han de ser indefinidos, 'con la excepción de aquellos supuestos en los existan causas para su temporalidad', aduce IU-ICV.

La medida se recoge en el texto de 11 folios de Llamazares y Joan Herrera. Pero hay más propuestas. Son estas:

Los dos diputados exigen suprimir el contrato con 33 días por despido

Penalizar la precariedad

IU-ICV plantea reducir y tasar los motivos por los que se suscribe un contrato precario. Por ejemplo, la temporada turística o agrícola. En coherencia, plantea penalizar a las empresas que opten por el acuerdo temporal con un recargo del 25% en sus cuotas a la Seguridad Social. En cambio, aquellas que hagan fijos a sus empleados tendrían que pagar un 25% menos en sus cuotas, aunque sólo durante un año.

En cualquier caso, los contratos temporales contarían con una indemnización de 20 días por año trabajado, y no los 12 que el Gobierno prevé implantar a partir de 2015.

Rechazo de la medida estrella

La reforma laboral del Gobierno pivota en la generalización del contrato de fomento del empleo, el que contempla una indemnización de 33 días, frente a los 45 días del despido de un fijo. IU-ICV siempre ha defendido que se trata de un abaratamiento del despido. Por eso en su enmienda exige la supresión de este contrato.

La intermediación, pública

Llamazares y Herrera reclaman que se supriman las empresas de trabajo temporal y que no se creen agencias privadas de colocación. La intermediación laboral descansaría 'exclusivamente' en los servicios públicos de empleo.

Recuperar la tutela judicial

Se evitarían los abusos en las prácticas o los trabajos por obra

Para el portavoz de IU, los despidos improcedentes se han convertido en un 'arma de destrucción masiva' de empleo, por lo que hay que 'recuperar la tutela judicial'. ¿En qué sentido? En que el trabajador que se vaya a la calle de forma improcedente tendría dos opciones: a) cobrar la indemnización de 45 días por año de servicio (hasta 42 meses) y los salarios de tramitación, o b) ser readmitido en la empresa, en cuyo caso la compañía no puede negarse.

Las 35 horas, para 2014

IU plasma en su enmienda una vieja reivindicación, para la que ya recabó firmas en la calle en 1999: reducir la jornada laboral de 40 a 35 horas semanales. Esa duración sería efectiva a partir de 2014.

Asimismo, se propone limitar el recurso a las horas extraordinarias: estas se compensarían por libranzas, incrementadas en un 25%. Los trabajadores a tiempo parcial no podrían hacerlas. Para evitar abusos y meter en cintura a las empresas, IU-ICV exige reforzar la inspección laboral y la fiscal.

Mayores garantías

Llamazares y Herrera quieren acabar con otro coladero, los contratos en prácticas. Piden más garantías: que se cobre por lo menos el salario mínimo interprofesional, que se compute el tiempo en la compañía a efectos de antigüedad y que se tenga el derecho a percibir el paro.

Las dos formaciones también acotan más el campo de los empleados a tiempo parcial, los fijos discontinuos o los que trabajen en acciones humanitarias. Asimismo, los contratos por obra tendrían una duración de dos años, ampliable seis meses más.

Desde que comenzó a planear la reestructuración del mercado de trabajo, IU siempre dijo que urgía más una “reforma empresarial”. Y uno de los puntos que recogía era la “cogestión y la flexibilidad interna”. Es decir, que los trabajadores participen de forma directa en la gestión de sus compañías, para lo que encargan al Gobierno que diseñe el nuevo marco legal. Además, los dos diputados solicitan que se “fortalezca” la negociación colectiva, justo lo que la derecha pretende debilitar. Así, sostienen IU e ICV, se “evitaría utilizar el despido en situación de crisis o en cambio de ciclo”.

Llamazares hizo una última referencia a los apoyos a su propuesta. Son, sobre todo, los sindicatos, que ya han convocado la huelga general para el 29 de septiembre. Se prevé que el BNG presente otra enmienda de totalidad. ERC no ha firmado el texto de IU-ICV.