Público
Público

IU reclama crear un "contrapoder" frente a la crisis

Cayo Lara insta a enviar un "mensaje a los poderosos", para que no "sigan apretando" a los trabajadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Izquierda Unida ha visto las orejas al lobo. Y quiere que sus militantes y no militantes, los votantes 'desencantados del PSOE', los 'currantes', los desahuciados, los autónomos, los que no tienen subsidio, los jóvenes hipotecados o los intelectuales lo vean también. Que todos juntos defiendan el muro del ¡No pasarán! frente a la derecha del PP, que ya se siente ganadora del 7-J, o los socialistas de José Luis Rodríguez Zapatero, que han sido igualmente 'responsables' de la crisis. Una muralla que este viernes IU, y su coordinador, Cayo Lara, exhibió con nitidez en su acto de cierre de campaña en Leganés: 'Si votáis al PP o al PSOE arengó el líder a las más de 700 personas, el mensaje a los poderosos es que todo va bien, que pueden seguir apretándonos más. ¡Os digo a los trabajadores y a los jóvenes críticos de izquierdas que si queréis un cambio real frente a la crisis, para que nada siga igual, votad a IU el 7-J!'.

Aquello fue la idea fuerza de los 15 segundos 'de gloria' para las televisiones. Lara se explayó después: hay que impedir que se instale el 'mensaje de la continuidad'. 'Debemos mandar un mensaje por la izquierda insistió, que resistimos, que no nos resignamos, y entonces los de los maletines de 500 euros se preocuparán un poco más'. En definitiva, resumió, se trata de 'crear un contrapoder del pueblo ante el poder'. IU no quiere este establishment. 'Si los jóvenes os abstenéis o votáis a PSOE y PP, les dará igual. Si votáis a la izquierda, sí es un peligro', redondeó, consciente de que sólo una participación alta garantizaría a IU e ICV mantener su suelo de dos escaños.

La idea del muro, del '¡No pasarán!' salpicó todo el mitin, y fue in crescendo. Muro para detener la reforma laboral, para frenar el 'neoliberalismo salvaje', para tumbar incluso a la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, como recordó Gregorio Gordo, el coordinador regional. Un muro casi divisor del bien y el mal.

El candidato, Willy Meyer, incluso apeló a su rival socialista, Juan Fernando López Aguilar, a pasar al otro lado, para 'convertirse en un socialdemócrata'. Le retó a asumir sus 14 propuestas. Las que sí harían de la Presidencia de España de la UE un 'acontecimiento planetario', señaló, riéndose de la número tres del PSOE, Leire Pajín.

'¡Así sí, así sí se derrota al nacionalcatolicismo de Mayor Oreja, a la ultraderecha europea!', como la que ha triunfado en Holanda, gritó Meyer. La militancia entró en éxtasis. Se levantó, agitó las banderas, cantó el '¡A por ellos, I-Ú!'. 'La única forma de parar a la derecha es luchando, luchando, año tras año desde 1917', añadió. No pudo seguir. El público se removió entusiasta. La campaña ya sí había concluido.