Público
Público

IU hace suyo el 15-M y pide llevar la rebeldía a las urnas

Cayo Lara solicita la confianza a los votantes del PSOE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

“Ha llegado la hora de la verdad”, comenzó diciendo el coordinador general de IU, Cayo Lara, en Sevilla. Y la verdad, continuó, pasa por trasladar toda la rebeldía y la indignación de la calle a las urnas. “A Botín se la trae al pairo que quienes quieren cambiar el sistema voten nulo o en blanco; lo que le preocupa es un grupo parlamentario con fuerza”, advirtió en el acto de presentación de los candidatos andaluces al 20-N.

Y fue más directo aún: “Nos dirigimos a quienes votan al PSOE, que son como nosotros, trabajadores, parados, hijos, amigos, hermanos... Y sin señalarlos, sin decirles os equivocasteis, vamos a construir todos la izquierda”, lanzó sin pelos en la lengua. “Hay que hacer ver a la gente que son de los nuestros”, remachó.

Sumergidos en la indignación que recorrió el pasado sábado las calles del planeta, los dirigentes de IU –el único partido que se refirió  expresamente a la movilización del 15-O– arrancaron su discurso de cara a las generales centrándose en destacar los incumplimientos del PSOE y las “incongruencias” de su candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba, al prometer en su programa lo que rechazó cuando era vicepresidente del Gobierno, como la dación en pago. “No recuerdo una campaña más cínica. Quienes apoyaron con miles de euros la visita del papa prometen ahora que quitarán privilegios a la Iglesia”, ironizó el secretario general del Partido Comunista de España (PCE), José Luis Centella, y número uno de IU por Sevilla al Congreso.

La fuerza de la “coherencia”

IU se presenta, por tanto, como la fuerza “coherente” de la izquierda: “Seguimos ligados a la trayectoria de la izquierda, la que no se vende. Tenemos la razón política, social y democrática de nuestro lado. Somos un caudal de democracia real, de la fuerza que ha recorrido las calles”, reivindicó el coordinador andaluz, Diego Valderas.

Con la resaca de la manifestación a cuestas, Lara insistió: “Estuvimos en la calle con ellos; nos sentimos orgullosos de ese movimiento. En la mochila, traemos mucha indignación histórica, aunque habremos sido más pasivos, porque estar toda la vida indignado es muy jodido”, bromeó. Luego se puso serio. Hay que optar: “Entre los derechos sociales o los recortes, democracia o mercado, renovables o nucleares, reforma electoral o bipartidismo, transparencia o corrupción, servicios públicos o privados”.

Visiblemente animados, los dirigentes de IU se mostraron confiados en que la federación volverá a tener una gran representación en el Parlamento, especialmente desde Andalucía. “El cambio no puede venir por la derecha, sino por la izquierda”, añadió Lara, que defendió también el Estado federal para que no avancen posiciones como las del dirigente de CiU Josep Antoni Duran i Lleida, que “criminaliza” a los parados desde “una suite de 900 euros” en el Palace.