Público
Público

Izquierda Plural denuncia: "El Ministerio se entretiene con los toros mientras da la puntilla a la Cultura"

La Comisión de Cultura del Parlamento aprueba la Proposición de Ley para la regulación de la fiesta de los toros como Patrimonio de Interés cultural con los votos del PP y UPN a favor.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Es la primera y única proposición de ley que se ha tramitado en la Comisión de Cultura en esta legislatura. El PP, con el apoyo del grupo parlamentario de UPN, ha sacado adelante la propuesta de regulación de la tauromaquia como Patrimonio de Interés Cultural que pasará a debate en la Cámara del Senado.

Tras ser rechazas sus enmiendas, el resto de grupos votaron en contra a excepción de los socialistas y UPYD que se abstuvieron. Solo dos de las enmiendas presentadas, las del Grupo navarro, fueron aprobadas por la Comisión. 

Una Iniciativa Legislativa Popular (ILP), presentada hace meses con 600.000 firmas, ha sido el desencadentante de que este miércoles en el Parlamento se haya debatido la tramitación de esta proposición que, en un primer momento, pretendía que los toros fueran reconocidos como 'Bien de Interés Cultural', con todo lo que ello conlleva. 

Para Izquierda Plural, este documento sirve para 'entretener a los taurinos'

El documento original fue corregido y modificado para pasar a denominar las corridas y festejos taurinos como 'Patrimonio Cultural español'. Muchos de los parlamentarios, como es el caso del portavoz socialista José Andrés Torres Mora, no sabían qué hacían allí. '¿Qué estamos haciendo aquí?', se ha preguntado el diputado socialista, 'tengo serias dudas de qué significa votar unas enmiendas de un texto que ya no existe y ha sido sustituido por otro'.

Para los socialistas, los toros 'son cultura y no discutirían que son patrimonio cultural de nuestro país y decir esto en una ley no cambia nada, ni los blinda', ha asegurado Torres Mora. De hecho, aprobar esta ley no supondría nada nuevo para el Grupo Socialista porque 'cuando pasen unos días, nos daremos cuenta de que ni los toros estarán blindados, ni volverán a Catalunya, ni se hará nada de lo que nos decían que harían con esto'.

Respecto a este tema, el portavoz de Izquierda Plural, Chesús Yuste, ha asegurado que este nuevo texto 'confuso' no sirve más que para 'entretener a los taurinos'  y 'ser una cortina de humo' para que éstos 'no se enfaden con el Partido Popular' ya que con el documento anterior no se cumplían las premisas para que la tauromaquia fuera proclamada 'Bien de Interés Cultural'.

Por otro lado, Yuste ha recordado que 'mientras las industrias culturales de verdad están en crisis, este Gobierno está dando la puntilla a la Cultura, subiendo el IVA al 21% y escondiendo la ley de mecenazgo en un cajón. Y el ministerio se entretiene en las corridas de toros, ¡toma Marca España, toma cultura!'.

ERC también se ha acordado de las personas que viven de la Cultura y su portavoz, Alfred Bosch, ha explicado que 'la cultura de verdad tiene problemas, ¿y ustedes salen diciendo que la única que interesa es esta?'.

Bosch se ha dirigido a los populares achacándoles que ellos no defienden el toreo porque sea 'económicamente viable, ni ecológicamente sostenible, ni porque sea noble o artístico' sino que lo defienden porque creen que 'es un símbolo nacional y parte de su corpus ideológico'.

Por otro lado, tanto ERC como Izquierda Pluran han 'animado' a los populares a que lleven el asunto a la UNESCO para que, como quiere el Grupo Popular, allí sea declarado Patrimonio Cultural. 'Llévenlo', ha espetado Bosch, 'llévenlo porque las risas que se oirán en París llegarán hasta aquí'. 

Tanto CiU como el Grupo Vasco, pedían que fueran las Comunidades Autónomas las encargadas de decidir en esta materia y que fueran las únicas que tuvieran competencia. Unas enmiendas que no han sido escuchadas ni aprobadas por los populares. 'No queremos que el Estado intervenga en algo que no le compete', ha declarado Monserrat Surroca i Comas, portavoz de CiU. 

Tras leer los documentos presentados, el portavoz del Grupo Popular, Juan Manuel Albendea, ha respondido a los demás parlamentarios con un escueto: 'sería una absoluta desconsideración para las 600.000 personas que firmaron la ILP que la guardáramos en un cajón. Y no hay que olvidar que las personas que promovieron la iniciativa eran catalanes'.