Público
Público

Jadranka Kosor, la fiel discípula de Ivo Sanader y Franjo Tudjman

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Jadranka Kosor, de 56 años, se ha convertido en la primera mujer al frente de un Gobierno croata tras suceder a su mentor, Ivo Sanader, que presentó el pasado miércoles de forma inesperada su dimisión como primer ministro.

La más fiel colaboradora de Sanader es desde 2003 la "número dos" del Gobierno y ministra de la Familia, la Solidaridad entre generaciones y los Veteranos de Guerra.

La nueva primera ministra nació en 1953 en Pakrac, a unos 100 kilómetros al este de Zagreb, se graduó en Derecho y trabajó hasta 1995 como periodista de "Radio Croata".

Como reportera se hizo muy popular y recibió varios premios durante la guerra serbo-croata (1991-1995) por sus entrevistas a los refugiados y desplazados croatas.

El entonces primer presidente croata, Franjo Tudjman, la invitó en 1995 a ocupar el cargo de vicepresidenta de su nacionalista Unión Democrática Croata (HDZ), en la que casi no había mujeres.

Kosor entró en el Parlamento y fue vicepresidenta de la Cámara hasta la muerte de Tudjman y la derrota de la HDZ en las elecciones en 2000, convirtiéndose desde entonces en la mano derecha de Sanader al frente del partido.

Siempre ha sido una seguidora fiel, primero de Tudjman, de quien dijo que se convirtió en el padre que no tuvo, y luego de Sanader, a quien jamás contravino en público ni mostró una opinión distinta a la suya.

Algunos medios han venido criticando una de sus conocidas declaraciones: "donde vaya Sanader, allí iré yo", como muestra de su falta de personalidad.

Los analistas croatas la describen como una persona de la que se desconocen iniciativas propias de peso, y entre el público es conocida por sus campañas para donar muletas y visitar hogares de ancianos como ministra encargada de ayudar a los veteranos de guerra.

El pasado sábado Kosor tomó también las riendas del HDZ, sucediendo a Sanader por aclamación como única candidata.

Sin embargo, su verdadera popularidad nunca ha sido puesta a prueba en las urnas, salvo en las presidenciales de 2005, cuando sufrió una gran derrota (34%-66%) ante el actual jefe de Estado, Stjepan Mesic.

Mesic ridiculizó durante la campaña lo que caracterizó como una exagerada compasión populista por los veteranos de guerra.

Kosor se ha divorciado dos veces, vive con su madre y un hijo, habla inglés, ha escrito cuatro libros poco conocidos sobre la guerra y entre sus aficiones están bailar samba, rumba y cha cha chá.