Público
Público

Jankovic cumple sus sueños después de casi abandonar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Zoran Milosavljevic

La serbia Jelena Jankovic ha conseguido su sueño de ser la tenista número uno del mundo después de que hace dos años estuviera a punto de abandonar el deporte por una racha de malos resultados y lesiones problemáticas.

Sin embargo, es consciente de que le queda mucho por hacer al haber terminado la temporada como número uno sin haber ganado un 'grand slam'.

"Desde luego quiero ganar uno de los cuatro grandes el año que viene", dijo en el club de tenis GEMAX de Belgrado la joven de 23 años en la rueda de prensa que pone fin a la temporada, en la que repartió tarta y champán a amigos y familia.

"Pero también quiero seguir mejorando y mi objetivo es llevar mi juego a otro nivel, porque es mucho más difícil quedarse arriba que llegar ahí".

"He logrado mi sueño de la infancia de ser la número uno del mundo, y pase lo que pase a partir de ahora, nadie me puede quitar eso", aseguró. "Quiero quedarme aquí todo el tiempo posible y volveré a entrenar a finales de mes después de haber recargado las pilas, ha sido una larga temporada".

Jankovic, que llegó a profesional en 2000, sumó tres torneos entre septiembre y octubre, pero cayó en semifinales de la Copa de Maestras en Doha este mes ante Venus Williams. Además perdió la final del Abierto de Estados Unidos ante Serena Williams.

"Por supuesto que me gustaría ganar los cuatro grandes al final de mi carrera, pero lo más importante es que estoy disfrutando de mi tenis; eso supone más para mí que cualquier título o dinero de los premios que haya ganado".

COLGAR LA RAQUETA

En la primera semana de 2006, Jankovic no se estaba divirtiendo. Perdió 10 partidos consecutivos y su sueño se volvió pesadilla al caer en todas las primeras rondas entre enero y mayo.

El cambio decisivo llegó en Wimbledon, al derrotar a la entonces campeona Venus Williams en tercera ronda antes de caer ante Anastasia Myskina. Esa temporada terminó decimosegunda del mundo, dándole la confianza para seguir la recuperación.

"Quería colgar la raqueta y buscar otro trabajo, porque soy una perfeccionista y necesito sacar lo mejor de mí para sea lo que sea con lo que me gane la vida", dijo. "Pero soy una luchadora y mi perseverancia me mantuvo luchando, en el fondo sabía que si seguía y no me rendía habría una luz al final del túnel".

Jankovic indicó que ahora se enfrenta a un grupo de "rivales hambrientas deseosas de derrocarme y tengo ganas se enfrentarme a ellas porque quiero dominar la WTA".

Con ocho títulos y casi 6, 5 millones de dólares en premios en el bolsillo, la serbia cree que todavía le queda mucho por lograr.

"La crisis que pasé solo me ha hecho más fuerte. Tengo mucho espacio para mejorar, y ese es mi mayor incentivo".