Público
Público

Japón también entra en recesión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Japón entró en el tercer trimestre en su primera recesión en siete años, empujado por la crisis financiera que ha frenado las exportaciones del país, y autoridades y varios analistas presagiaron un sombrío panorama para la economía nipona.

La contracción del 0,1 por ciento en el Producto Interior Bruto (PIB) en el trimestre julio-septiembre confirmó que la crisis financiera mundial ha minado el crecimiento en otra de las mayores economías, con la zona euro ya en recesión, al aplicar la definición más común de dos trimestres consecutivos de contracción.

La cifra del PIB japonés se tradujo en una caída interanual de un 0,4 por ciento, frente a la expectativa media de un crecimiento del 0,3 por ciento, según datos gubernamentales conocidos el lunes.

Las recesiones resaltan la dura tarea a la que se enfrentan los líderes mundiales, quienes el sábado apoyaron un plan de acción rápido para la crisis económica global, pero no lograron impresionar a los mercados en la búsqueda de una solución inmediata.

"La tendencia a la baja en la economía continuará", dijo el ministro de Economía de Japón, Kaoru Yosano, en una rueda de prensa.

El Gobierno revisó la contracción del segundo trimestre a una retracción mayor, del 0,9 por ciento, la mayor caída trimestral de la economía japonesa en siete años, y algunos economistas advirtieron de que el PIB podría mantener la tendencia en los próximos dos trimestres.

"La economía en el extranjero, especialmente en Estados Unidos, se está desacelerando, y es posible que las exportaciones sigan débiles", dijo Tatsushi Shikano, economista de Mitsubishi UFJ Securities.

El yen retrocedió tras conocerse los datos, pero la salida global hacia monedas de bajo rendimiento sugeriría que la caída podría ser de corto plazo.

En una señal de que la desaceleración de la economía global está asestando un duro golpe a las compañías japonesas, el gasto en capital de inversión cayó un 1,7 por ciento en julio-septiembre.

La demanda externa recortó 0,2 puntos al PIB, al exceder las importaciones a las exportaciones, que subieron un 0,7 por ciento.