Público
Público

Jaque a la democracia

Nuevo espacio de debate. El Foro Público, auspiciado por este periódico, nació ayer en el Círculo de Bellas Artes de Madrid con un debate sobre la corrupción entre Margarita Robles, vocal del Consejo General del Poder

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La corrupción no sólo amenaza a determinados líderes políticos. Ha puesto en jaque a la la democracia misma. El primer debate del Foro Público, que ayer abarrotó la sala Ramón Gómez de la Serna del Círculo de Bellas Artes de Madrid, puso de manifiesto que la salud de la democracia española depende de que se tenga 'tolerancia cero' frente a la corrupción.

El diagnóstico fue compartido, con ligeros matices, por los ponentes que participaron en el Foro, tanto a la izquierda como a la derecha. El más contundente fue el sociólogo y fundador de El País José Vidal-Beneyto, que ejerció de moderador. Recalcó que 'la democracia está profundamente tocada' y aseguró que 'la democracia es indisociable de la corrupción'.

Con menos radicalidad formal, pero igualmente contundentes, Margarita Robles, vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y ex secretaria de Estado de Interior en la época de Felipe González, y Juan Costa, diputado nacional del PP y ex ministro de Ciencia y Tecnología con José María Aznar, coincidieron en lo esencial: si política y corrupción van de la mano, la democracia peligra.

'En muchas ocasiones me siento avergonzado cuando veo los espectáculos que aparecen en los medios de comunicación', admitió Juan Costa, cuyo hermano Ricardo fue forzado a dimitir como secretario general del PP valenciano por la dirección nacional en la vorágine del caso Gürtel sin ni siquiera entrevistarle.

Costa dice sentirse avergonzado por lo publicado en los medios

Costa evitó poner nombres y entrar en detalles concretos, pero su intervención de tono académico fue el negativo de la actitud de la dirección nacional de su partido: no hubo acusaciones a los socialistas ni a los 'jueces socialistas', ni a la prensa ni a nadie. Sólo autocrítica, en tanto que político, y asunción de que el problema es tan grave que requiere 'una política de Estado' que una al PSOE y al PP.

'No hemos hecho el suficiente análisis crítico. Los políticos tendemos a legitimar nuestro pasado y a no reconocer errores', subrayó Costa. Y añadió: 'Lo primero que hay que hacer es reconocer que algo se ha hecho mal y garantizar que no se va a repetir'.

Robles, cuyo paso por la política fue de apenas dos años (1994-1996), se mostró muy preocupada por 'la desafección de los ciudadanos'. A su juicio, sólo cabe una respuesta: 'Tolerancia cero'.

Robles lamenta que los políticos no hagan el 'suficiente análisis crítico'

Y para ello precisó que hay que distinguir entre la responsabilidad penal, donde debe regir siempre la presunción de inocencia, y la política, que debería ser rotunda siempre 'ante la más mínima sombra'.

Los dos ponentes aportaron propuestas concretas para afrontar la corrupción: mayor transparencia, reforma de la financiación de los partidos y potenciación de las instituciones fiscalizadoras. Robles lanzó el debate de si la Audiencia Nacional tiene suficientes jueces especializados y Costa puso el acento en la reforma de los partidos, respecto a su financiación sugirió crear un registro para todos los actos que se realicen, incluso a nivel local pero también ante la necesidad de democratizarlos.

Estuvieron no obstante muy cerca: esbozaron un auténtico 'pacto de Estado'. Falta la voluntad política.