Público
Público

Los jardines impresionistas, una explosión de los sentidos en el Thyssen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La pasión de los pintores impresionistas por los jardines fue el origen de algunas de las obras más importantes del siglo XIX y principios del XX, y a ellas dedica el Museo Thyssen-Bornemisza una ambiciosa exposición.

Aunque el de los jardines es "un tema obvio y evidente" del impresionismo, hasta ahora no se había organizado ninguna exposición monográfica sobre uno de los motivos que mejor permite desarrollar los recursos más característicos de la técnica.

Así lo recordó hoy el director artístico del Museo Thyssen-Bornemisza, Guillermo Solana, que estuvo acompañado por Michael Clarke, director de la National Gallery de Escocia, de Edimburgo, museo con el que se ha colaborado para organizar la exposición y en el que se mostró el pasado verano una versión reducida de la misma.

Con 22 pinturas, de las 130 exhibidas en las sede del Museo Thyssen y en las salas de la Fundación Caja Madrid, la baronesa Thyssen es una de las más importantes prestadoras de la exposición y por ello Guillermo Solana consideró que se trata de "un homenaje a la parte moderna de su colección privada".

Una colección cuyo futuro sigue en manos de los abogados ya que el plazo de cesión gratuita durante once años por parte de la baronesa finalizará el próximo febrero. Sin acuerdo por el momento, la baronesa ofrece un año más de cesión gratuita, mientras que el Ministerio de Cultura defiende el alquiler por dos años.

"Los abogados se van a reunir pronto, aunque por el momento parece que las negociaciones se llevan en los medios de comunicación", señaló la baronesa Thyssen poco antes de recorrer la muestra en cuya organización han sido fundamentales unas pinturas que forman parte de una colección sobre la que Carmen Cervera dijo "no se va a modificar la propuesta".

Clarke, Solana y Clare Willsdon, comisarios de la exposición, han planteado un recorrido amplio y panorámico en el que el jardín es también una encrucijada en la que se dirime la elección entre la ciudad y el campo, lo público y lo privado, lo estético y lo productivo.

Para desarrollar esta idea la muestra se ha dividido en varios apartados cuyo recorrido comienza con los precursores del jardín impresionista. Los floreros románticos de Delacroix se acercan a los impresionistas de Bazille o Renoir.

Junto a estos "jardines de interior" que son los floreros, otros pintores se abrieron al aire libre y exploraron el jardín como paisaje. Los artistas de la escuela de Barbizon, como Millet, Corot o Daubigny, fueron precursores inmediatos de la pintura impresionista.

Las siguientes salas "están orientadas a mostrar los aspectos más sociales del jardín y son reflejo de la sociedad francesa de la época, que también desarrolla su vida en sus jardines privados", señaló Guillermo Solana.

Este ámbito social del jardín se inicia con Monet y los orígenes del impresionismo, que están representados en Paul Cézanne, Berthe Morisot, Camille Pissarro, John Singer Sargent o Édouard Manet, entre otros.

Obras de Marie Bracquemond, James Tissot o Fritz Schider se sitúan entre el naturalismo y el impresionismo. El jardín más íntimo, el de los propios artistas, se puede contemplar a través de las pinturas de Monet, Renoir o Manet.

El recorrido en el Thyssen finaliza con dos salas dedicadas al jardín productivo: el huerto. Camille Pisarro, al que se le conocía "como el pintor de las coles" fue "el gran pintor de huertos. Para él se trataba de una decisión política" y por ello ponía especial énfasis en la figura del trabajador.

A las pinturas de Pisarro le siguen las de una serie de artistas que recibieron sus lecciones o que experimentaron su influencia como Van Gogh, Gauguin, Sisley o Pierre Bonnard.

Las salas de la Fundación Caja Madrid se centran "en la enorme diversidad y la eclosión que el tema del jardín supuso en la generación postimpresionista".

En esta última parte del recorrido, junto a obras tardías de Monet y Pisarro, hay espacios dedicados al jardín en la pintura postimpresionista alemana y escandinava, con Nolde, Ernst, Klimt o Munch, y británica y norteamericana, representada por Childe Hassam, James Guthrie o William Merritt Chase.

Una de las salas profundiza en los jardines de pintores españoles con Sorolla, Regoyos o Anglada-Camarasa, y la muestra finaliza con las primeras vanguardias con flores y jardines de Nolde, Malevich o Braque.

Mila Trenas

DISPLAY CONNECTORS, SL.