Público
Público

Jarque llena Cornellá

Más de 15.000 personas rindieron un sentido homenaje al ídolo fallecido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Era un símbolo y un chico de la casa muy distante de la concepción mercenaria del fútbol profesional. Por ello, la despedida que tuvo ayer Dani Jarque estuvo a la altura de esa fidelidad y entrega con las que defendió la camiseta del Espanyol.

Más de 15.000 personas se desplazaron hasta Cornellà-El Prat para dar su último adiós a un jugador que se formó y murió perico. Para arropar a una plantilla y a una familia totalmente abatidas y destrozadas por un drama demoledor y traicionero.

Las lágrimas resbalando por las mejillas de los aficionados fueron la foto fija y emotiva del día. El silencio de los hinchas a su paso por la capilla donde se encontraba el cuerpo tapado del central catalán contrastaba con los aplausos que se escuchaban en el pequeño velatorio situado justo debajo, en la puerta 21, la del dorsal de Jarque.

La salida del coche fúnebre rumbo a la incineración estuvo acompañada por el clamor y el llanto general de una hinchada quebrada de dolor. 'Jarque era una grandísima persona y un baluarte de nuestro equipo', afirmó Miguel Aranda, socio del club. 'Dani ha sido un ejemplo desde pequeño.

Hay que apoyar al equipo para recuperarnos cuanto antes', espetó compungido otro veterano abonado.Personalidades del mundo del deporte y de la política catalana (Carod-Rovira, Artur Mas, Anna Pruna...) tampoco quisieron perderse el honor de rendir la última despedida a Jarque.

También acudieron representantes de casi todos los equipos de la Liga, portando las respectivas coronas de flores. Joan Laporta, Guardiola, Iniesta, Valdés, Raúl, Valdano, Florentino Pérez, Monchi, Cerezo, Antonio López, Soriano... 'Esto no se puede llegar a superar nunca. Ahora hay que demostrar fuerza y compañerismo', aseguró Palop, portero sevillista, que ya tuvo que superar algo parecido tras la muerte de Puerta. Albelda añadió que 'los controles médicos deben de ser más duros porque estos casos de muerte repentina no son normal en el deporte'.

Ernesto Valverde, ex entrenador de Jarque, tampoco quiso perderse el último adiós acompañado de más miembros del Villarreal. 'Seguro que será una motivación para salir adelante', aseveró el vasco. Ángel María Villar, presidente de la Federación Española de Fútbol, también se personó.

A las 18:30 hubo una íntima misa final celebrada por el párroco de Sant Boi. Tras ella, Daniel Sánchez Llibre ofreció una rueda de prensa que en un principio iba a ser efectuada por Pochettino, que se mostró incapaz de poder darla.

El técnico lloró la muerte de su capitán hasta derrumbarse. No tenía fuerzas para articular una sola palabra por la muerte de quien veía como su sucesor, como mariscal del área. El presidente del Espanyol aseguró que los jugadores están 'muy tocados' y no quiso abordar, por 'respeto a la familia', la reclamación popular de poner al nuevo estadio el nombre de Jarque. El equipo volverá al trabajo el jueves.