Público
Público

Jaume Collet-Serra vuelve a hacer temblar a Hollywood

El director español que mató a Paris Hilton en su último filme, ahora estrena Orphan, una de miedo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A simple vista, Jaume Collet-Serra no tiene pinta de director de cine, y mucho menos de terror. No da miedo. Es un tipo culto, simpático y dicharachero. Amante del fútbol y de su Barça. No carga con un aura de ser atormentado y se aleja un poco de los cánones clásicos del género. Sin embargo, a pesar de que sus trabajos son poco conocidos en España, en los últimos años su apellido se ha convertido en un sinónimo de venta de entradas y gritos en el patio de butacas de los cines estadounidenses.

Parece inofensivo, pero da miedo darle la espalda por su oscura afición: matar a la gente... en la ficción, claro. Este catalán de 35 años, que en 2005 reventó la taquilla estadounidense 'asesinando a sangre fría' a la rica heredera Paris Hilton en La Casa deCera, pasará a partir de mañana su particular reválida en EE UU con Orphan, un terrorífico y violento thriller que supone su tercer largometraje en Hollywood. Se trata de su producción más compleja y costosa hasta el momento. 'Era un reto. El guión es fantástico, cuando lo leí por primera vez quedé muy sorprendido por el final. Me gustaba la profundidad que tenía la historia y la carga psicológica de los personajes', aseguró a Público el realizador español, durante una entrevista en un hotel del mítico Sunset Boulevard de Los Ángeles.

En esta ocasión, a diferencia de las anteriores La casa de Cera (2005) y Goal II (2007) ha decidido contar con intérpretes consagrados como Peter Sarsgaard o Vera Farmiga, ya que, según admite, 'los buenos actores marcan la diferencia'. Sin embargo, la gran sorpresa de la cinta es la pequeña Isabelle Furhman que, con sólo 12 años, interpreta de manera magistral a Esther, una demoniaca niña adoptada que hace que el mismísimo Hanibal Lecter parezca un novato en esto de meter miedo. 'Estábamos buscando a una niña rubia, pero nos deslumbró así que decidimos que Esther fuera morena', reconoce el director. El resultado, aterrador.

La película, que llegará a España en octubre tras pasar por el Festival de cine Fantástico de Sitges, se estrena en EEUU rodeada de polémica. Algunas asociaciones civiles han denunciado que no se trata de manera apropiada el asunto de las adopciones, aunque Collet-Serra le resta importancia. 'Es algo que sucede con cualquier película. Siempre se puede encontrar un argumento para la polémica, pero ésta sólo es una película de terror y tratamos las adopciones con respeto', asegura.

A pesar de que el terror es una constante en su carrera, el joven director no se siente encasillado. De hecho, reconoce que el miedo y el suspense le atraen desde siempre. 'Admiro a Roman Polanski', afirma, 'y mi película favorita es La Semilla del Diablo'. Prefiere huir de los tópicos del género e imprimir su sello personal, algo así como terror de diseño. 'Estoy harto de las casas victorianas', sentencia.

Además, se alegra del éxito que la nueva generación de directores españoles, como Juan Antonio Bayona (El Orfanato, 2007) o Jaume Balagueró (Rec, 2007) está cosechando con el cine de sustos. 'En España hay mucha gente con talento. Quizá tiene que ver con la comida', bromea Collet-Serra, que, a diferencia del resto de sus compañeros, abandonó Barcelona a los 18 años, para perseguir su sueño de convertirse en director y triunfar en la meca del cine.

Parece que casi dos décadas después lo ha conseguido. Sólo ha necesitado tres películas. Ni siquiera eso: el productor Joel Silver, uno de los más respetados de Hollywood, ya le ha ofrecido un nuevo proyecto (Unknown White Male), sin esperar a ver qué tal funciona Orphan en taquilla.

Entre sus planes no aparece el de volver a España para dirigir, 'a pesar de que he tenido varias ofertas'. Abandonar Los Ángeles, ciudad en la que vive desde hace 15 años, y arriesgarse a hundirse en el escalafón cinematográfico estadounidense es un precio demasiado alto. Collet-Serra lo tiene claro, aunque bromee con el tema: 'Imagínate que me marcho durante dos o tres años a trabajar en un proyecto en España ¿Y si se olvidan de mi en Hollywood?'.