Público
Público

Javier Bardem, gran favorito para hacerse con su primer Óscar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ha ganado el Globo de Oro, el Bafta británico y el premio del Sindicato de Actores de Estados Unidos, así hasta sumar 17 galardones por su interpretación de Anton Chigurh, y todo apunta a que este domingo Javier Bardem será el primer actor español en ganar un Óscar.

En la edición 80 de los premios de la Academia de Hollywood, el español tendrá como contrincantes a Tom Wilkinson por "Michael Clayton", Philip Seymour Hoffman por "Charlie Wilson's War", Casey Affleck por "The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford" y, sobre todo, Hal Holbrook por "Into the Wild".

Porque en lo que todos anuncian como un paseo para el actor español podría interponerse esa costumbre tan hollywoodiense de premiar a niños o ancianos, como es el caso de Holbrook.

Pero Bardem, de 38 años, tiene a su favor tanto al público como a la crítica, que se ha rendido a sus pies por ese asesino despiadado que interpreta en "No es país para viejos", de los hermanos Coen.

Un papel que está siendo para el actor español, que se dio a conocer en "Jamón, jamón" (1992), de Bigas Luna, el espaldarazo decisivo para su carrera internacional, que ya despegó con "Before Night Falls" -por la que consiguió en 2000 su primera candidatura al Óscar- o con "Mar adentro".

Aunque en un principio se mostró reacio a aceptar el papel de Chigurh, precisamente por su violencia, Bardem se decidió a realizarlo porque para él "siempre fue un sueño" trabajar junto a los hermanos Joel y Ethan Coen.

Por ello, con cada uno de los premios conseguidos por este trabajo siempre ha tenido una mención al trabajo de los hermanos Coen y, en especial, a la dimensión que han sabido imprimir al personaje, "que va más allá de mi interpretación".

"Los Coen son un monstruo con cabezas, una misma filosofía y la energía de dos personas. Su coordinación es perfecta, ambos dirigen, y lo que podía ser un galimatías funciona como un mecanismo de relojería", ha señalado el actor, que considera la película "una crítica brutal desde el ángulo magistral que ellos poseen".

Por su parte, los Coen han reconocido que Bardem fue su única opción porque "era el único actor capaz de personificar al asesino Anton Chigurh".

"El personaje, aunque es muy real en la novela (de Cormac McCarthy), de hecho casi no está descrito físicamente en el libro. Hacerlo real era un enorme desafío y lo mismo quién elegir para el papel", han asegurado los hermanos.

"Sabíamos que tenía que ser alguien que atrajese la atención, toda la atención en la película. Javier es alguien, por nuestras experiencias pasadas de su trabajo, que sea lo que sea lo que haga no le puedes quitar el ojo de encima", precisó Joel.

En esta película Bardem interpreta a un asesino frío y sádico que despacha a sus víctimas en medio de las soledades de Texas disparándoles a quemarropa con un arma aparatosa como las que se utilizan para matar a las reses.

"Yo soy la violencia, no soy un ser humano", ha explicado Bardem de un personaje "raro, nada atractivo, pero que tiene un reducto íntimo y delicado".