Publicado: 30.03.2014 08:38 |Actualizado: 30.03.2014 08:38

Javier Espinosa, un reportero de guerra curtido en mil batallas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Javier Espinosa Robles, corresponsal del diario El Mundo en Oriente Próximo, ha sido liberado hoy tras más de seis meses secuestrado en Siria junto al fotógrafo Ricardo García Vilanova, nació en Málaga en 1964.

Cursó estudios en el colegio La Salle de Santa Cruz de Tenerife y luego se licenció en Ciencias de la Información, rama Periodismo, en Madrid.

En Santa Cruz colaboró con crónicas de deportes en los periódicos la Hoja del lunes y La tarde. Cuando se trasladó a Madrid, siguió colaborando con el diario canario El Día durante tres años.

Luego trabajó para los diarios Ya y El Independiente y en 1989 fue corresponsal en Londres del semanario Época.

En enero de 1994 abandonó España para fijar su residencia en Sudáfrica, desde donde vivió la llegada de Nelson Mandela a la presidencia del país y viajó ese año a Ruanda para cubrir como freelance para El Mundo el genocidio de los tutsis por parte de los hutus Además, en esos años se trasladó en algunas ocasiones para informar del conflicto bélico de Yugoslavia.

Entre 1995 y 1999 vivió en México, etapa en la que trabajó para El Mundo, con información sobre la intervención de Estados Unidos en Haití, o el conflicto de Chiapas. Regresó a África en 1999, donde estuvo hasta 2002 como corresponsal de El Mundo en Marruecos y enviado especial para la zona.

El 25 de enero de 1999 fue secuestrado en Freetown, capital de Sierra Leona, por el grupo rebelde Frente Revolucionario Unido (FRU). Fue liberado dos días después tras la emisión en la BBC de un comunicado en el que se desmentía que ese grupo rebelde fuera el responsable de atrocidades contra la población civil. En abril de 2000 fue expulsado de una finca ocupada por veteranos de guerra en Zimbabue y en octubre del año siguiente se vetó su presencia para cubrir el viaje del rey Mohamed VI al Sahara Occidental.

Desde 2002 es corresponsal de El Mundo para Oriente Próximo, primero desde Jerusalén y luego desde Beirut. Ha cubierto las informaciones sobre la Segunda Intifada Palestina, Irak (desde 2003) y la Primavera Árabe (desde 2011), entre otros conflictos. A finales de febrero de 2012 se vio atrapado por los bombardeos de las fuerzas gubernamentales sirias en la ciudad de Homs, de la que pudo escapar días después.

Muy activo en su cuenta de Twitter, sus últimos mensajes publicados son del 15 de septiembre de 2013. El 10 de diciembre se dio a conocer que desde el 16 de septiembre se encontraba secuestrado en Siria junto con el también fotoperiodista español Ricardo García Vilanova, liberado hoy también. Ambos fueron apresados en un punto de control de Tal Abyad, en la provincia de Raqqa, próxima a la frontera turca, por miembros del grupo Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS). Asimismo, ha sido colaborador de la Agencia EFE y Onda Cero.

Su trabajo ha sido reconocido en varias ediciones con los Premios Bayeux-Calvados de Francia, entre ellos por Orgía de Sangre en Sierra Leona (1999), el reportaje sobre el asedio a la mezquita iraquí de Nayaf (2005), por Sepultureros del terror en Irak (1996) y por Los últimos días en el bastión de Bab Amro (2012).

En España ha recibido el Premio de Periodismo Rey de España (2000), en su apartado Prensa, por Regreso al infierno de Sierra Leona, sobre los niños soldado; el Cirilo Rodríguez (2005) para corresponsales españoles en el extranjero; el Premio Internacional de Periodismo Manu Leguineche (2011); el Premio Libertad de Expresión de la Unió de Periodistes Valencians (2012) y Premio de Periodismo Miguel Gil Moreno (2012). Tiene dos hijos y está unido a la periodista Mónica García Prieto, corresponsal en Oriente Próximo.