Público
Público

Javier Gallego 'Crudo': "El Gobierno está detrás de mi salida de Radio 3"

El presentador de 'Carne Cruda' rechaza razones presupuestarias y cree que RNE no le ha renovado el contrato por motivos políticos: "Era un programa crítico con el poder"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Nueva salida por la puerta de atrás de un profesional de RNE. Javier Gallego, presentador de Carne Cruda, se encontraba en Cerdeña de vacaciones, a punto de hacer la maleta para incorporarse en un par de días al magazine de Radio 3, cuando le comunicaron que su renovación no se produciría. Pasa a engrosar la lista de Toni Garrido, Juan Ramón Lucas o Ana Pastor, ya lejos del ente público.

¿Cuál es el motivo de su salida de Radio 3?

Político, aunque han aducido razones económicas. Carne Cruda era un programa crítico con el poder, y no sólo con el color que gobierna ahora. El mismo motivo político que supuso la salida de Toni Garrido y de otra gente de la casa, cuyo nombre no ha trascendido. Por ejemplo, el de Iñigo Alfonso, presentador de 24 horas, un profesional solvente, neutral y que hace muy buen periodismo.

El programa sale por 5.000 euros al mes y a usted le quedan limpios 1.400 euros, sostiene. ¿Qué se le pasó por la cabeza cuando le dijeron que la causa del despido era presupuestaria? ¿O le parece ésta una razón de peso?

No, porque decir que es un programa caro me parece erróneo y falso. Si tenemos en cuenta que se trata de un magazine diario, no lo es. Y no se puede comparar con un espacio musical, que resulta más barato. He hecho público lo que recibo por el programa, pero hay colaboradores que no cobran.

Eso de que los colaboradores no cobren refleja, por otra parte, la precariedad que sufre el periodismo en España, ¿no?

Sí. Colaboraron porque les interesaba y les gustaba el programa. Mantenían una relación personal conmigo y, desgraciadamente, no podía ofrecerles medios económicos. Cuando se ha podido, se les ha pagado: una mínima cantidad, ridícula, más simbólica que otra cosa. Por eso no acepto que se aduzcan causas presupuestarias. Carne Cruda, al igual que otros programas de Radio 3, se ha hecho muy en precario. Acepté la precariedad, pero éste es un programa baratísimo.

Comenta que incluso propuso rebajar su sueldo.

Sí. Me llama la atención que, pese a funcionar muy bien en términos de audiencia, descargas en internet y redes sociales, no se haya hecho el mismo esfuerzo por mantener el programa. Porque decir que es caro supone una falsedad.

¿Por qué cree que su marcha ha sido anunciada ahora y no antes del verano?

No tengo una respuesta clara. Tenía firmado hasta finales de agosto y ahora debía firmar otro contrato. No sé si fue por no rescindir un programa vigente o por no añadir una destitución más a las anunciadas y, así, echar más leña al fuego. Me dijeron que continuaría y ahora salen con un 'agujero presupuestario' que sólo afecta a Carne Cruda. En todo caso, ha habido gente que lo desmiente y me ha dicho que las cuentas ya estaban cerradas hasta final de año...

Usted le echa la culpa al Gobierno. ¿Y la dirección de Radio 3?

Detrás de mi salida y de la de otros compañeros está el Gobierno y la nueva dirección impuesta por él. No sólo la de Radio 3 sino también la de RNE. No sé si el director de Radio 3, Tomás Fernando Flores, forma parte de la decisión o la acata. En todo caso, una decisión política. Y luego están sus declaraciones...

Lo ha calificado de 'sensacionalista'.

Ha faltado a mi respeto y a la de los oyentes del programa, porque con sus palabras insulta a la inteligencia y a los gustos de la audiencia.

¿Tiene usted o su programa un ramalazo kamikaze?

No he tenido salidas de tono mayores que las que han tenido nuestros gobernantes con los ciudadanos en los últimos tres años. Acabar con el Estado del bienestar y con las prestaciones sociales sí que son ataques kamikazes.

¿Qué futuro le depara a la radio y a la televisión públicas?

A corto plazo, negro. La ciudadanía será más participativa y estará más despierta y pendiente que hace unos años, lo que le podrá pasar factura. Lo demostrarán las cifras de audiencia futuras y las críticas que ya están recibiendo. La respuesta ciudadana me parece un signo esperanzador. Creo que, a largo plazo, reclamará una radio y una televisión que controlen al poder. No se puede engañar a la opinión pública como antes, porque están perdiendo oyentes entre sus propios votantes. Yo, por mi parte, seguiré luchando por este tipo de radio desde fuera, como antes lo hice desde dentro.