Público
Público

El jeep de Juan Valdés

El Desfile y Concurso del Yipao, celebrado durante la Fiesta en el Triángulo del Café Colombiano en la localidad de Calarcá, es un peculiar homenaje al Jeep Willys, elemento imprescindible en estas tierras.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El aire está cargado de humedad, las hojas brillan como si fueran nuevas y el paisaje, que se precipita en barrancas, pugna por salir de entre la niebla. Pero los colores son intensos, llenándolo todo de contrastes, dibujando nítidos relieves y fascinantes texturas.

Estamos en plena sierra Andina colombiana, y los ríos Santo Domingo y Quindío encuadran las tierras del municipio de Calarcá, en pleno Triángulo del Café, en el departamento de Quindío. Decenas de especies vegetales, como los guamos, las heliconias, las plataneras o los guaduales, explotan a cada paso en una lujuriosa demostración de feracidad. Aunque en este santuario de la flora natural hay una planta a la que se le tiene auténtica devoción: el café.

Es el cultivo por excelencia de la zona y está considerado como el mejor café del mundo, pero para los habitantes de la región se trata, además, de un símbolo nacional y la base de su sustento. Aquí la producción se da durante casi todo el año y se cosecha la mitad en cada semestre, en los meses de abril, mayo, octubre y noviembre.

Con el tiempo, un elemento fundamental en las plantaciones de café se convirtió en todo un icono al que incluso se le dedican fiestas y homenajes. Se trata del Jeep Willys, el vehículo que, desde hace muchos años, ha convivido con los campesinos transportando tanto el café como otros productos, objetos y personas. La imagen del Jeep Willys cargado y repleto de fajos, sacos, valijas y costales es una de las más expresivas y típicas del Triángulo del Café. A él se le dedica una de las fiestas más peculiares, alegres y divertidas de la región: el Desfile y Concurso del Yipao. Se celebra a finales del mes de junio en la pequeña y pintoresca población de Calarcá.


Yipao es el nombre con el que se conoce aquí el Jeep Willys, un vehículo destinado en un principio a la guerra, liviano y potente a la vez, hecho para atravesar campos sin pavimento, recorrer montañas quebradas, arenosos desiertos o selvas pantanosas. Después de la II Guerra Mundial y la Guerra de Corea, Estados Unidos empezó a venderlos por un precio muy económico a los países en vías de desarrollo, entre ellos Colombia.

Así, el Yipao hizo los caminos, penetró la selva, transportó los productos agrícolas y los hombres que los producían, ayudó a forjar la economía regional y, de esta forma, se convirtió en una de las expresiones más auténticas del paisaje y del folclore cafetero.

En el Desfile y Concurso del Yipao, estos coches compiten en cuatro categorías diferentes. Una de ellas es el Transporte de productos agrícolas, en la que los jeeps se cargan hasta extremos imposibles con los productos agrícolas de la región: café, plátano, banano, yuca, leña, frutas cítricas y matas de café.

Otra categoría es la del Trasteo tradicional, en la que los participantes cargan sus Willys con la mayor cantidad de elementos tradicionales de trasteo, utilizados en las fincas cafeteras. En este caso el Yipao aparece repleto de muebles (camas, sillas, mesas, armarios), plantas, cuadros, mascotas (perros, gatos, aves), animales de granja (cerdos, patos), máquina de coser, colchones, cobijas, ropa, ollas, jaulas con las gallinas, lámparas, sanitario, retratos de los abuelos y hasta algunos integrantes de la familia.

Tambié está la Categoría libre, donde se requiere mucha creatividad y los coches que participan en ella aparecen disfrazados y cargados todo lo que a un participante se le pueda ocurrir: animales, muñecas, el equipo de fútbol, zapatos, etc.

Finalmente el Concurso 'del pique', es la parte más atractiva y aplaudida del evento, donde se pone de manifiesto la capacidad y la fuerza del Jeep así como la destreza del conductor. El concurso consiste en cargar el vehículo con 1800 kgs con algún producto de la región (generalmente café). El peso debe ser bien distribuido en la parte trasera y se debe conseguir avanzar el mayor número de metros en línea recta con el coche inclinado y utilizando sólo las ruedas traseras.

Turismo de Colombia