Público
Público

El jefe de la camorra detenido declarará mañana ante la Audiencia Nacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El supuesto miembro de la mafia napolitana (Camorra), Patrizio Bosti, uno de los treinta criminales más buscados en Italia, que fue detenido ayer mientras cenaba en Platja d'Aro (Girona), ha sido trasladado a Madrid para que mañana declare ante la Audiencia Nacional, ha informado la Guardia Civil.

Bosti, de 49 años, que estaba en paradero desconocido desde 2005, cuando fue excarcelado tras pasar un año de prisión preventiva en Italia por un delito de homicidio, fue arrestado cuando cenaba con un grupo de amigos italianos y españoles gracias a una operación coordinada entre la Policía italiana y la Guardia Civil, ha informado a Efe el cuerpo armado.

La policía italiana informó a la Guardia Civil de que el supuesto mafioso iba a viajar al aeropuerto de Barcelona a finales de julio, acompañado por un grupo de miembros de su círculo más cercano, por lo que se puso en marcha un dispositivo para localizarlo y llegar a su detención, lo que finalmente pudo concretarse anoche.

Bosti, cuyos pasos se seguían desde que se localizó su presencia en un vuelo Nápoles-Barcelona, no opuso ninguna resistencia cuando fue sorprendido por los agentes del equipo contra el crimen organizado de Cataluña de la Guardia Civil, que sólo le detuvieron a él.

Aunque las primeras informaciones apuntaban que el supuesto mafioso vivía en Girona con documentos falsos y llevaba una vida llena de lujos -los medios italianos que se han hecho eco de la noticia señalan que llevaba 25.000 euros encima-, la Guardia Civil no tiene constancia de que este miembro de la camorra residiera en España.

El detenido, sobre quien pesaba una orden europea de busca y captura, había sido encarcelado bajo la acusación del homicidio de los hermanos Antonio y Gennaro Giglio en 1984, pero fue excarcelado en 2005 al cumplirse el plazo de prisión preventiva.

Los investigadores consideran al camorrista el heredero de la "familia" de los Contini-Bosti desde el arresto del jefe del clan, Edoardo Contini, en 2007.

Dicho clan pertenece a la llamada "alianza" entre familias de la zona de Secondigliano (Nápoles), que se creó para arrebatar el control de la venta de droga y las extorsiones a los clanes históricos de la Camorra, y que ha provocado una de las más largas y sangrientas guerras mafiosas.

El jefe de la división antimafia de la Policía de Nápoles, Franco Roberti, afirmó que la detención ha sido posible gracias a la "sinergia" y la cooperación con la Guardia civil española.

Roberti definió el arresto de Bosti como un "paso adelante" para acabar definitivamente con la "alianza de Secondigliano", tras la detención de sus últimos jefes, como Edoardo Contini, Vicenzo Licciardi y Francesco Mallardo.