Público
Público

El jefe de la CEOE aporta hoteles para salvar Marsans

Aprobado el ERE para que 605 empleados de Air Comet cobren el paro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El jefe de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán y su socio y vicepresidente de la patronal, Gonzalo Pascual, se afanan en convencer a la banca de que salve Viajes Marsans, núcleo de su imperio turístico. En las negociaciones han pasado a ofrecer los hoteles de su filial Hotetur como garantía para que les refinancien la deuda de todo el grupo, según fuentes conocedoras del proceso.

En Marsans confirmaron esta oferta. La agencia de viajes es ahora la ficha que está en peligro y si cae arrastraría a las demás. Por eso, Díaz Ferrán y Pascual intentan que los bancos les den una prórroga en el pago de la deuda. Buscan lograr una moratoria, además de 30 millones adicionales para que Marsans pueda acometer la campaña de este año. Díaz Ferrán y Pascual ya intentaron que Caja Madrid les renegociara un crédito de 26,5 millones con algunos de sus 20 hoteles como garantía de pago, pero la entidad no aceptó.

Los hoteles de Hotetur ya habían sido puestos como garantía interna de pago ante Marsans por el dinero que esta prestó a otras empresas suyas. Ahora los empresarios quieren que sirva como garantía de cara a la banca. Algunas entidades no ven suficiente estos hoteles como prenda, según fuentes próximas a la negociación. La banca está exigiendo que se desprendan de más activos, después de que los empresarios cerraran la venta de dos concesiones de autobuses por 70 millones. El lunes hay una reunión clave para la negociación.

Gran parte del problema de Marsans son los 200 millones que le prestó a Air Comet, la aerolínea que Díaz Ferrán y Pascual cerraron en diciembre. Hoy, los 679 trabajadores de Air Comet tuvieron la primera buena noticia en más de un año: el Ministerio de Trabajo ha dado el visto bueno al expediente de regulación de empleo (ERE) que ya autorizó la Comunidad de Madrid.

Esto significa que 605 empleados, que se acogen al ERE de suspensión temporal, podrán cobrar cuatro meses de paro a partir de marzo. Otro 74 han decidido romper su contrato porque tienen posibilidad de otro trabajo. La situación es dramática para los trabajadores porque la empresa les debe hasta nueve nóminas.