Público
Público

El jefe de Hamás asegura que sólo reconocerá un estado palestino en las fronteras de 1967

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El depuesto primer ministro palestino Ismail Haniye, líder del movimiento islamista Hamás, que controla la franja de Gaza, aseguró hoy que su organización no reconocerá Israel pero sí la creación de un Estado palestino en las fronteras de 1967.

El líder de Hamás abogó por el establecimiento de un estado palestino en las fronteras anteriores a la guerra de 1967, en vez de en todo el territorio de la Palestina histórica como reclama la carta fundacional de su movimiento, libre de asentamientos judíos, con Jerusalén como su capital y con la aceptación del derecho de retorno de sus refugiados.

Haniye hizo estas afirmaciones ante los medios durante la inauguración de un hospital pediátrico en la ciudad de Gaza, en la línea con las declaraciones hechas el lunes por el líder del buró político de Hamás en el exilio, Jaled Meshal.

"El problema no está en los palestinos, en Hamás o en las facciones de la resistencia. El problema está en la ocupación, que tampoco reconoce las fronteras de 1967", dijo Haniye, en referencia a los territorios que Israel ocupó durante la Guerra de los Seis Días: Cisjordania, Gaza, Jerusalén Este.

El líder de Hamás en Gaza también insistió en que no se acordará ningún alto el fuego con Israel que no incluya el territorio ocupado de Cisjordania, en alusión a una propuesta egipcia difundida por los medios esta semana para un acuerdo de tregua con Israel que se limitaría sólo a la franja mediterránea.

"El alto el fuego, si fuese aceptado por la ocupación israelí, debe ser mutuo, integral y aplicable tanto en Cisjordania como en la franja de Gaza bajo un acuerdo nacional palestino", declaró.

Según él, "la pelota está ahora en el tejado de Israel para alcanzar la calma".

Las declaraciones de Haniye tienen lugar el mismo día en que una delegación de Hamás viaja a El Cairo para continuar con las negociaciones que tratan de conseguir una tregua con Israel.

Los servicios de inteligencia egipcios están mediando por separado con Hamás e Israel para acabar con los enfrentamientos en la franja, pero los islamistas exigen que el alto el fuego se haga extensivo a todos los territorios palestinos.

"La calma debe enfatizar la unidad nacional de la tierra y el pueblo palestino. Su mecanismo está condicionado por la suspensión de las agresiones, el levantamiento del embargo y la reapertura de los cruces fronterizos", señaló Haniye.

Desde junio de 2007, cuando Hamás expulsó de Gaza a las fuerzas leales al presidente palestino, Mahmud Abás, y se hizo con el control de la franja, Israel mantiene un bloqueo a este territorio.

Haniye también aprovechó la ocasión para pedir que se reanude el diálogo entre el movimiento islamista y el Gobierno de Abás, que controla Cisjordania.