Público
Público

Jefes militares británicos insisten en que las muertes no disuaden al Ejército en Afganistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Doscientos cuatro soldados británicos han perdido la vida desde el comienzo de la guerra en Afganistán, pero los jefes militares del Reino Unido insisten en que esas muertes no disuadirán al Ejército de su misión en el país asiático.

Cinco militares murieron sólo durante este fin de semana- tres de ellos en una explosión cerca de Sangin, en la provincia de Helmand-, lo que eleva a trece el total de caídos británicos en lo que va de mes, según las cifras facilitadas por el propio Ejército.

El teniente coronel Nick Richardson, portavoz del destacamento británico en Helmand, aseguró, sin embargo, en declaraciones recogidas hoy por la BBC, que "los soldados están muy decididos" y que cada muerte de un compañero los "reafirma en su determinación".

"Es un progreso lento, pero vamos mejorando poco a poco la vida diaria del pueblo afgano e impedimos al mismo tiempo la exportación del terrorismo a las calles del Reino Unido y de otros países", dijo el militar británico.

Según Richardson, sin la seguridad que proporcionan las tropas británicas destacadas en Helmand en concierto con las de ese país, los ciudadanos afganos no habrían podido registrarse para votar en las elecciones del próximo jueves.

El ministro de Defensa, Bob Ainsworth, declaró a la BBC que es esencial mantener el apoyo del Gobierno y de los ciudadanos británicos a la misión afgana.

El primer ministro, Gordon Brown, reconoció este fin de semana que las más de treinta muertes de británicos registradas durante julio y lo que va de agosto hacen de éste "uno de los veranos más difíciles" en Afganistán desde que comenzó la guerra a finales del 2001.