Público
Público

Jessye Norman dice que los poderes públicos no invierten en educación y sí en fútbol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La soprano estadounidense Jessye Norman ha criticado hoy a los "poderes públicos" por "dejar de lado" la educación con el argumento del "ahorro" e invertir en fútbol y en guerras el dinero que los ciudadanos pagan con sus impuestos.

Norman se encuentra en San Sebastián, donde mañana presentará en la clausura del Festival de Jazz su disco "Roots: Muy life, my song", con el que se acerca a las raíces de la música afroamericana, que tanto le gusta y tanto le ha influido.

La cantante, en una rueda de prensa, ha asegurado que el mejor premio de su vida, por encima de los Grammys y otros galardones obtenidos a lo largo de su carrera, es su escuela de Augusta (Georgia), su ciudad natal, donde a niños de 11 a 15 años con pocos recursos se les da la oportunidad de desarrollar su talento artístico.

Ha dicho que "es una vergüenza" que la educación artística salga de las escuelas públicas en muchos lugares de su país y que quienes pagan impuestos "tienen la obligación" de exigir que se invierta en educación lo que los políticos "se gastan en Irak o Afganistán".

La soprano ha explicado que su nuevo disco es tanto un homenaje a sus ancestros como el resultado de mostrar la música que ama, en la que sitúa por encima de todo el "espiritual", "con mayúsculas", al que considera el origen de todo, del blues al hip hop.

"Los chicos de ahora creen que el hip hop es algo nuevo cuando es de muchos años atrás. En el siglo XVIII mis antepasados también utilizaban el ritmo para contar historias. Toda esa música proviene de la misma semilla y estoy muy orgullosa de ello", ha afirmado.

Igualmente orgullosa se siente de cantar temas que han interpretado grandes voces del jazz, como Ella Fitzgerald o Nina Simone.

"Es un honor", ha destacado la soprano norteamericana, que desea para mañana en el Kursaal un público "amante de la música".

Para ella son un reto desafío este tipo de recitales porque opina que, al contrario que la ópera, en que los decorados o el vestuario pueden distraer las miradas, en estos casos los ojos estarán "fijos" únicamente en ella.

"Sí es muy diferente a la ópera, esto es un desafío como espectáculo", ha señalado la soprano.