Público
Público

Un jesuita español que trabaja con mutilados en Camboya, candidato al Príncipe de Asturias de la Concordia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El jesuita española Enrique "Kike" Figaredo, conocido como el "obispo de las sillas de ruedas" por su labor en Camboya con los mutilados por las minas antipersona, ha sido propuesto como candidato al Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, que se concederá el próximo mes de septiembre.

Licenciado en Económicas, Teología y Filosofía, Figaredo se presentó durante sus estudios universitarios como voluntario al Servicio Jesuita para los Refugiados y fue destinado a los campos de refugiados camboyanos en Tailandia.

Ha organizado numerosas iniciativas para recaudar fondos y ayudar a las víctimas de las minas antipersona y, en colaboración con el Servicio Jesuitas a Refugiados, fundó en Phnom Penh "La Casa de la Paloma", donde se imparte educación y formación a los jóvenes mutilados por las explosiones.

Actualmente el centro atiende a 42 niños víctimas de las minas antipersonas y de enfermedades como la poliomielitis, erradicadas ya en otros países, así como a pequeños y adolescentes de aldeas cercanas.

La región donde se encuentra la misión de "Kike" Figaredo es una de las más castigadas por las minas -se calcula que en ella están más del 90 por ciento de las que hay por todo el país- que sólo el año pasado causaron más de 350 accidentes.

Este galardón se concede a quienes contribuyan al entendimiento y a la convivencia en paz entre los hombres, a la lucha contra la injusticia, la pobreza, la enfermedad, la ignorancia y la defensa de la libertad, que abran nuevos horizontes al conocimiento o destaquen en la conservación y protección del patrimonio de la humanidad.

El Premio de la Concordia fue concedido en 2007 al Museo de la Historia del Holocausto de Jerusalén (Yad Vashem) y en ediciones anteriores recayó, entre otros, en Stephen Hawking, el Rey Hussein I de Jordania, la Red Mundial de Reservas de la Biosfera y UNICEF.

De cara a la edición de este año ha trascendido además la candidatura de Ingrid Betancourt, secuestrada desde hace más de seis años por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).