Público
Público

Jiménez Lozano consigna "altísimo" el precio cultural de la España antibíblica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El narrador y ensayista José Jiménez Lozano, Premio Cervantes 2002, ha consignado el "altísimo" precio cultural que a su juicio ha costado la tradición "a-bíblica" y "anti-bíblica" mostrada en España desde hace siglos, en concreto desde el "periodo barroco antijudaico".

"España ha venido siendo un país singularmente 'a-bíblico' e incluso 'anti-bíblico' en su periodo barroco antijudaico, pagando por ello un precio cultural altísimo, y de manera muy especial en los ámbitos literario y artístico", reflexiona el narrador abulense en el prólogo de un libro presentado este mediodía en Valladolid.

Se trata de "Las hijas del canto" (Camino Viejo), una meditación del profesor británico Stuart Park sobre las aves del cielo en la tradición bíblica, pero vinculadas a la poesía de Jiménez Lozano, donde los pájaros son una constante hasta el punto de abundar y de dar título a alguno de los siete poemarios publicados por aquél.

El Barroco español "fue más que nada antijudío", ha insistido el escritor antes de referir diversos ejemplos que la tradición oral ha trasladado hasta nuestros días en forma de burlas, parodias y groserías sobre pasajes bíblicos y determinados símbolos cristianos de origen judío.

Las mínimas alusiones a los libros del Viejo y Nuevo Testamento existentes en la pintura de esa época "son más bien un adorno", pero en la escritura "todavía es peor" porque las referencias "son escasísimas", ha añadido Jiménez Lozano en una rueda de prensa.

Acerca de la omnipresencia de los pájaros dentro de su obra lírica, "poemillas más bien diría, porque sigo negando que yo sea un poeta", ha explicado que por la educación recibida, "es lógico que hayan repercutido mis lecturas de la Biblia y de la Historia Sagrada".

"No sabemos, porque no estamos en el alma de nadie, cuánto puede consolar un pajarillo a un niño, a un pobre viejo a un enfermo", ha matizado acerca de unos pequeños animales donde siempre ha encontrado una "expresión de belleza y de poesía" que, en su caso, nunca escribió para ser publicada.

El escritor y filólogo británico Sidney Stuart Park (Preston, 1946), autor de ese ensayo sobre la poética de Jiménez Lozano, ha destacado la carga simbólica y metafórica de la condición humana que encarnan las aves en los versos de ese narrador, "transidos de un fuerte carácter bíblico al igual que su obra narrativa"

La alegría, la hermosura, el gozo y la nostalgia que procuran las aves gravitan en los poemas del autor de "Guía espiritual de Castilla", según ha observado en su ensayo Stuart Park, director del Colegio Internacional de Valladolid y autor de varios comentarios sobre los libros del Antiguo Testamento.

"Pero la veta que más le afecta al poeta es la trágica: el pájaro como víctima del descuido del hombre o de su maldad, que es lo que principalmente le toca a él: Jiménez Lozano observa en esa vulnerabilidad del avecilla tocada de muerte un tipo de simbolismo de la condición humana", ha añadido.

En esa "condición mortal" del pequeño animal volandero, en palabras de Stuart Park, radica a su juicio la metáfora de la frágil y quebradiza naturaleza del hombre.

El propio Jiménez Lozano, en el breve introito que saluda la publicación, aclara que en sus versos no existe "ninguna clase de erudición o saber bíblicos de alguna entidad, y muchos menos en orden a componer una especie de ornitología en ese sentido".

Siete poemarios ha publicado José Jiménez Lozano a lo largo de su trayectoria literaria: "Tantas devastaciones" (1992), "Un fulgor tan breve" (1995), "El tiempo de Eurídice" (1996), "Pájaros" (2000), "Elegías menores" (2002), "Elogios y celebraciones" (2005) y "Anunciaciones" (2005).