Público
Público

Joaquín García y José Luis Escañuela optan al puesto de Pedro Muñoz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Joaquín García y José Luis Escañuela optan mañana al puesto de presidente de la Federación Española de Tenis (RFET), en unos comicios que acabarán con el mandato de Pedro Muñoz y que marcarán una referencia en la historia federativa de este deporte, pues por primera vez no se presentará un candidato catalán.

Se pondrá punto final al mandato de Pedro Muñoz, elegido presidente el 29 de enero de 2004, en unas elecciones en las que obtuvo 111 votos por 50 de su rival, Joan Margets, y tras las que sustituyó al que durante 19 años llevó el mando en la Española, Agustín Pujol.

Muñoz se convirtió entonces en el décimo presidente de la historia del tenis español. Su principal logro entonces fue aglutinar a la mayoría del tenis nacional bajo el lema 'El tenis español, un proyecto común'. Por primera vez desde 1923 la RFET contaba con un presidente no catalán.

Su enfrentamiento personal con los jugadores y los polémicos mensajes que cruzó con ellos, sus entrenadores y agentes desencadenaron una guerra que hizo intervenir al Consejo Superior de Deportes y que causó un cisma en el tenis nacional.

Ahora dos presidentes de territoriales optan a su puesto. El primero de ellos, Joaquín García, es el presidente de la Federación de Tenis de Valencia desde 1995 y ha sido vicepresidente de la federación nacional con Muñoz en los últimos años. El segundo, José Luis Escañuela, lleva como máximo dirigente de la Federación de Andalucía desde el 2000 y mantuvo una postura que él mismo califica de oposición con respecto al anterior presidente de la nacional.

En principio iban a ser tres candidatos, pero José Antonio Senz de Broto, presidente de la Federación de Aragón y vicepresidente de la Española, retiró su candidatura hace unos días y ha mostrado su apoyo a Joaquín García.

Las fuerzas de los dos candidatos parecen desequilibradas a favor de Escañuela, que según su oficina cuenta con el apoyo de 14 de las 19 territoriales y dispone de 127 avales de los 180 posibles.

La circunstancia de que por primera vez unas elecciones se celebren en un día de diario, en Madrid, y en la misma jornada en la que tendrá lugar la cena de equipos de la eliminatoria de Copa Davis contra Serbia, en Benidorm, con la asistencia de muchos de los votantes, podría, si no trastocar, sí dar más emoción a este acto federativo.

"Es bueno que haya dos candidatos a la presidencia", dijo a EFE Joaquín García. "Sabemos que el otro que opta a la presidencia de la Federación Española cuenta con el apoyo de los presidentes de la Federación Catalana y de Madrid, dos de las más fuertes, pero espero y deseo que éstos tengan voluntad propia y que voten lo que consideren que deben votar".

"Las previsiones y las encuestas dicen que él ganará, pero eso es imprevisible", afirmó el candidato valenciano, que ha prometido, si sale elegido, repartir su sueldo de presidente entre los miembros de su junta directiva. "De momento yo he captado un hermetismo general en cuanto al voto", dijo.

"Hoy por hoy hay un interés por la Federación que antes no había desde que hace cuatro años creamos esta propuesta (la integración de la mayoría de las territoriales que apoyaron entonces a Muñoz), y eso es bueno", reiteró Joaquín García, quien se mostró sorprendido porque no habrá un candidato catalán.

"Me sorprende que no haya un candidato de la federación más fuerte del tenis de nuestro país. Si hay alguna razón oculta, ellos la sabrán y por qué lo hacen", dijo.

Escañuela coincide con Joaquín García que no hay que mirar ya al pasado. No quiere "defraudar a toda la gente que ha depositado su confianza y que cree en ese proyecto colegiado", y aseguró a EFE que si sale elegido habrá presencia del tenis catalán en su gobierno, porque esta federación "es un referente a todos los niveles y siempre ha tenido una posición relevante".

También sostiene que los votantes acudirán a ejercer su derecho, a pesar de ser en un día de diario. "Espero una presencia multitudinaria y pienso que el tenis español va a estar a la altura y acudirá a votar en un momento tan importante de la historia de la Federación Española de Tenis. Estoy convencido de que habrá una gran respuesta, será un éxito, seguro, porque hay ganas de cambio".

"Es evidente que partimos con más apoyo que la otra candidatura", admitió el dirigente andaluz. "Nosotros presentamos 127 avales de los 180 posibles que hay en la Asamblea. Para alcanzar esta cifra ha hecho falta mucho sacrificio, mucho esfuerzo y mucho consenso. Además de dialogo entre todas las partes. Tenemos vocación de victoria y esperamos que así sea", comentó.

El proyecto de Escañuela ha sido bautizado "Nuevas Normas" y pretende "dar paz al tenis español y acabar con una situación traumática", además de escuchar a la gente que trabaja por el tenis. "Actuar con normalidad y con sentido común, pensando siempre en el interés de todos y sobre todo en los tenistas, que son los grandes protagonistas al fin al cabo de toda esta historia", dijo.