Público
Público

John Kander dice que el teatro es su "casa" y Broadway sólo un "escenario más"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Decir Broadway es decir musicales pero al compositor John Kander le parece que es sólo un "escenario más" a pesar de que él haya estrenado allí "leyendas" como "Cabaret" o "Chicago". "El teatro es mi casa -dice en una entrevista con Efe-, pero lo mismo está allí que en Washington, Madrid o Barcelona".

Kander romperá esta noche en Madrid su "estúpida" tradición de no asistir a ningún estreno de "Chicago", la obra que Bob Fosse les encargó a él y a Fred Ebb en 1975 y que, tras varios años se "revitalizó" en 1996, en Broadway, donde continúa en cartel.

El compositor, único del trío que continúa vivo, ha querido abandonar su casa de campo en Nueva York y asistir al estreno en Madrid de este "Chicago" -reproducción "milimétrica" del de Broadway-, por dos razones: porque es "muy mayor" y no conocía España y porque tiene "mucha curiosidad" por ver cómo un idioma distinto del inglés puede "modificar" la obra.

Ya, pero es que "Chicago" también se ha producido, en castellano, en México y en Buenos Aires, ¿es que ya conocía esas ciudades?.

"¡No! -se ríe a carcajadas- es que soy un estúpido y estoy siempre trabajando y además estoy muy a gusto en mi casa y no me gusta nada viajar, pero voy a cumplir 83 años en marzo y me he perdido muchas cosas y no quiero perderme mas. Quiero ver el mundo antes de que deje de poder hacerlo caminando".

John Kander perdió a su otro yo, el letrista Fred Ebb, en 2004, el hombre con el que había escrito durante 42 años de relación piezas fundamentales del teatro musical como "Cabaret", "All the Jazz" o la propia "Chicago", pero también 2.000 canciones, como el "himno" de la Gran Manzana, "New York, New York".

"Su muerte fue un terrible golpe para mí. No hay forma de decir ni de medir el vacío que uno siente con una pérdida así", reconoce pero eso no quiere decir, subraya, que con Ebb, o antes con la desaparición de Bob Fosse -en 1987- se haya cerrado una época artística.

"Ni su ausencia ni la de nadie, yo incluido, significará nunca la muerte de Broadway ni, por supuesto, la del teatro", resalta.

El autor dice que ha oído a lo largo de su vida muchas veces que el teatro está muerto o en vías de estarlo pero que siempre "se reinventa y se recupera y yo soy un suertudo por ser parte de ello", dice.

Kander estuvo "turisteando" la semana pasada en Barcelona y, tras asistir a una representación del musical "La bella y la bestia" se fue con los intérpretes "a tomar algo".

"Nos dimos cuenta -rememora- de que en cualquier sitio, en cualquier cultura, te puedes sentir muy solo pero si te las apañas para encontrarte con gente del teatro sentirás que como allí no se está en ninguna parte", afirma.

Insiste una y otra vez en que Broadway no es ni "su casa" ni "el teatro", sólo "un lugar", "un promotor", "una foto fija, una parte muy pequeña, aunque divertida" del "negocio".

De hecho, ha decidido que la última de las cuatro obras que había compuesto con Ebb y que estaban sin estrenar cuando éste murió, "The Scottsboro Boys", vea la luz en lo que se llama el off-Broadway.

Le interesa "muchísimo" la ópera y, de hecho, en Madrid visitará al Teatro Real aunque se quedará con las ganas de ver la representación de "Jenufa", que se estrena la semana que viene, con la norteamericana Deborah Polaski y la alemana Anja Silja turnándose en el papel de Kostelnicka.

"¡Guau!, es el mejor elenco", exclama admirado al ver el programa el artista, que asegura que sólo piensa en trabajar, en ver "cosas nuevas" y disfrutar antes de morir sin que le pase, bromea de nuevo, lo que "a Gaudí con su catedral".

Esta noche podrá ver en Madrid, "cómo dicen en español" esta farsa teatral, sobre un crimen real ocurrido en 1924, los actores españoles Natalia Millán y Manuel Banderas y la argentina Marcela Paoli. Concha Barrigós