Público
Público

John McEnroe, víctima de un millonario fraude de obras de arte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex tenista número uno del mundo John McEnroe fue embaucado junto a firmas de inversiones, coleccionistas de arte y el Bank of America en un sofisticado fraude de arte que alcanzaría un total de 88 millones de dólares (unos 65 millones de euros) y que fue revelado el jueves en Nueva York.

El comerciante de arte Lawrence Salander, de 59 años, fue arrestado en su casa de Nueva York el jueves, cuando él y su galería fueron acusados de 100 cargos, entre ellos hurto mayor y estafa de valores, dijo el fiscal del distrito de Manhattan Robert Morgenthau durante una rueda de prensa.

Los oficiales señalaron que hay 26 víctimas en el fraude de Salander, entre los que figura McEnroe, quien invirtió 2 millones de dólares por la mitad de dos cuadros, "Pirate I and II" de Arshile Gorky.

McEnroe nunca recuperó el dinero, debido a que su porcentaje en los cuadros fue vendido a otro coleccionista, señalaron las autoridades.

Morgenthau explicó que en la estafa, que duró desde 1994 a 2007, se atraía a inversores que pagaban en efectivo a cambio de un porcentajes de propiedad en obras de arte.

La investigación de Salander, otrora dueño de las galerías Salander-O'Reilly, continúa.

Salander se enfrenta a 25 años en prisión por el cargo más grave. Su abogado Charles Ross no devolvió una llamada para realizar comentarios.

Entre los afectados está Hester Diamond, viuda del marchante neoyorquino Harold Diamond y madre de Mike D del grupo de rap The Beastie Boys, quien perdió 6 millones de dólares, según las autoridades.

McEnroe fue alertado de la estafa cuando se enteró de que un coleccionista de arte era dueño del mismo cuadro que él tenía, según revelaron las autoridades.

La mayor parte de las piezas, que aún no han sido valoradas, se encuentran en custodia en un tribunal de bancarrota en Poughkeepsie, Nueva York. Muchos de los inversores llamados el jueves ya han presentado demandas civiles contra de Salander y su galería, que se declaró en quiebra y cerró sus puertas en 2007.