Público
Público

John Travolta, "destrozado" por la muerte de su hijo

Su hijo Jett fue encontrado inconsciente el pasado viernes en un baño en el hogar de su familia en el centro turístico Old Bahama Bay en la isla Grand Bahama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El actor John Travolta rompió el domingo un silencio de dos días respecto a la muerte de su hijo de 16 años, Jett, diciendo que él y su esposa, la actriz Kelly Preston, estaban 'con el corazón destrozado' por su pérdida súbita.

Jett, quien tenía un historial de ataques de apoplejía, fue encontrado inconsciente el pasado viernes en la mañana en un baño en el hogar de su familia en el centro turístico Old Bahama Bay en la isla Grand Bahama.

El joven fue declarado muerto tras ser llevado en ambulancia al Rand Memorial Hospital en Freeport y este lunes se realizará una autopsia en Bahamas para determinar la causa de su muerte.

'Jett fue el hijo más maravilloso que dos padres podrían pedir e iluminó las vidas de todos a quienes conoció', expresó Travolta en una declaración publicada en su sitio de Internet travolta.cm.

'Estamos con el corazón destrozado por el hecho de que nuestro tiempo con él fue tan breve. Atesoraremos el tiempo que lo tuvimos con nosotros por el resto de nuestras vidas', agregó.

La declaración no hizo referencia al historial médico de Jett o a una posible causa de muerte, pero los abogados del actor, Michael Ossi y Michael McDermott, fueron citados el domingo diciendo que el chico aparentemente sufría de grand mal, un tipo de epilepsia caracterizada por convulsiones y pérdidas de conciencia.

Ambos fueron citados por la web de noticias de famosos TMZ agregando que Jett tomó durante varios años una medicina contra los ataques epilépticos llamada Depakote. Sin embargo, el tratamiento fue suspendido después de que perdiera efectividad y en medio de los temores por sus efectos secundarios.

Jett estaba sufriendo un ataque grave por semana aproximadamente. Travolta había dicho previamente que Jett enfermó gravemente de niño y que le diagnosticaron la enfermedad Kawasaki, que provoca inflamación de los vasos sanguíneos en niños pequeños.