Público
Público

Jon Sistiaga: "Internet está fagocitando la televisión"

Jon Sistiaga (Irún, 1967) no cree en la objetividad, sino en "la honestidad de contar lo que ves con todos los datos y sacar tus propias conclusiones".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Jon Sistiaga (Irún, 1967) no cree en la objetividad, sino en 'la honestidad de contar lo que ves con todos los datos y sacar tus propias conclusiones'. Para este periodista, dedicado actualmente a hacer reportajes de actualidad e investigación en Cuatro, este principio debe mantenerse independientemente de la evolución que supone Internet y del soporte para el que se trabaje, ya que la función del informador siempre es la misma: 'Ser riguroso y honesto'. Con estas normas, Sistiaga, que participó recientemente en Madrid en el festival de novela policíaca Getafe Negro, apuesta por cuidar una audiencia interesada enla información más allá de los telediarios.

Los espacios de reportajes se están asentando en la parrilla televisiva. ¿Cómo valora este fenómeno?

Creo que hay una nueva generación de periodismo en televisión. Una de las razones es que hay cadenas que apuestan por la información, como TVE y Cuatro, con programas como Comando actualidad y Callejeros. Son reporteros jóvenes que aprovechan la miniaturización de las cámaras para hacer un nuevo tipo de acercamiento estético y narrativo a la realidad. Esas cámaras te permiten meter al espectador en lugares donde antes era muy complicado y eso ha creado un nuevo hábito televisivo. Además, antes había una ortodoxia televisiva, pero ahora el raccord [continuidad cinematográfica] ha muerto en televisión. Viva el montaje libre.

¿Qué papel cumple Internet en esa evolución?

Esa nueva narrativa es muy bien entendida por los más jóvenes, que consumen la televisión más por Internet. Cualquier reportaje de televisión más o menos interesante al día siguiente está en YouTube y corre por los blogs y Facebook. Esa audiencia joven que consume desde la Red está consiguiendo, además, que muchos estemos acoplando nuestro lenguaje a ese público de consumo rápido. Internet está fagocitando la televisión y la televisión se está acercando a la Red por todos los medios posibles, hasta en el lenguaje.

¿Existe el riesgo de que se empobrezca ese lenguaje?

Ese es el gran peligro. Sobre todo en los reporteros más jóvenes que han mamado la cultura del Twitter y el SMS donde todo vale, que hace que cuando dan el salto a ligas mayores tengan un problema de pobreza idiomática. Es más fácil que el reportero que lleva tiempo escribiendo de manera sesuda pueda adaptarse a sintetizar. Lo interesante es ver si los más veteranos son capaces de adaptarse a ese nuevo lenguaje, ese es el gran reto.

A pesar del éxito de esos formatos hay programas antagónicos con grandes datos de audiencia...

Creo que tenemos la tele que queremos y hay gente que sigue los programas de cotilleos, aunque haya algunos que creemos que eso puede ser lo peor que nos pase como nación. Al final, todo el mundo ha visto a Belén Esteban pegando un grito, si no es en Sálvame, es en Youtube.

Entonces, la televisión puede ser una herramienta útil, pero también un arma.

Puedes intentar hacer una televisión con ciertos márgenes éticos, pero esos límites también te marcan los límites de audiencia.