Público
Público

Jordan, Armstrong y otros regresos sonados

Éxitos y fracasos de los mitos que vuelven a competir

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El caso de Schumacher es el último de una serie de grandes campeones que volvieron a competir tras haberse retirado. El caso más representantivo es el de Michael Jordan. El mítico escolta de los Bulls regresó en dos ocasiones. La primera, en octubre de 1993. Debido al asesinato de su padre y a la ausencia de retos ganó tres anillos consecutivos, Jordan dejó el baloncesto. Dos años después, en marzo de 1995, el 23 regresó para encadenar otros tres títulos de la NBA con Chicago. Tras aquello, Jordan dejó de nuevo las canchas. Pero su pasión por el baloncesto le hizo volver en 2001 con los Wizards, de los que ya era presidente. Tras dos temporadas en blanco en Wasinghton, Michael anunció su adiós definitivo en abril de 2003.

También fue sonada la vuelta de otro mito de la NBA, Magic Johnson, que en la temporada 95-96 jugó sus últimos 32 partidos con los Lakers. Cuatro años antes, el base había anunciado su retirada tras conocer que era portador del virus del sida.

El otro gran regreso fue el de Lance Armstrong. En octubre de 1996, con 25 años, se le detectó un cáncer testicular y tuvo que dejar el ciclismo. En 1998, regresó y, a partir del año siguiente, sumó siete Tours consecutivos. En septiembre de 2005, se volvió a retirar para luego volver, ya sin éxito, el pasado 18 de enero.

Hay muchos más casos. En el tenis, por ejemplo, se dieron varios. El más emotivo fue el de Seles. La serbia se retiró en 1993 después de que un fanático le clavara un cuchillo en la espalda. Regresó en 1995 y, aunque ganó títulos, nunca alcanzó el mismo nivel. Se retiró definitivamente a principios de 2008. Los tenistas Ivanisevic y Borg también se marcharon para luego volver, aunque no repitieron triunfos pasados.

En 2002, tres años después de estar a punto de perder una pierna, el esquiador Maier volvió a las pistas. Tras jubilarse en 1972 como estrella máxima de la natación, Mark Spitz regresó en 1989, pero ni siquiera pudo clasificarse para Barcelona92. ¿Cómo le irá a Schumacher?