Publicado: 23.01.2014 13:29 |Actualizado: 23.01.2014 13:29

Jordi Borja: "Hemos de conquistar el espacio público"

El geógrafo catalán presenta ‘Revolución urbana y derechos ciudadanos', un libro en el que reflexiona sobre la ciudad como espacio público y su vocación igualitaria y solidaria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Bajo el epígrafe ‘¿Futuro de la ciudad, futuro de la democracia?', ayer se presentó en el Círculo de Bellas Artes el último libro del geógrafo y sociólogo Jordi Borja, Revolución urbana y derechos ciudadanos (Alianza editorial). Un texto que reflexiona sobre cuestiones fundamentales del urbanismo, la ciudad como espacio público y la ciudadanía como estatus que asigna deberes y derechos iguales a todas las personas que conviven en un mismo territorio.

"No digo que todo esté bien o mal en la ciudad, digo que todo está lleno de contradicciones", matiza un Borja comedido al comienzo de su intervención poco antes de cargar contra el lenguaje maniqueo que etiqueta hoy día a las ciudades. "No entiendo qué es una ciudad competitiva, ni qué significa la cohesión social, no tengo ni idea de a qué se refieren con la sostenibilidad o la participación, lo que sí sé es que hay pobres y ricos en la ciudad", ironiza Borja para terminar sentenciando que "si queremos cambiar la realidad de la ciudad, tenemos que cambiar el lenguaje".

Revolución urbana y derechos ciudadanos cuestiona críticamente las pautas de urbanización dominantes que niegan la vocación democrática igualitaria y solidaria de la ciudad deseada. "No cabe duda de que en el espacio público actúa el poder, es algo que va en su propia lógica, lo que tenemos que hacer es conquistar ese espacio público". Según el autor, a la lógica del negocio y de la especulación se ha de luchar con la lógica de la ciudadanía, "es hora de conquistar nuestros derechos como ciudadanos, ya que el ciudadano no nace, sino que se hace a través de estas conquistas".

A la presentación acudió también Eduardo Mangada, arquitecto y exconcejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid, quien subrayó la lucha del "camarada Borja" por una ciudad entendida como "ámbito democrático". Según Mangada, los sucesos de Gamonal reflejan "la necesidad por parte de la gente de retomar el espacio público", a lo que añadió que la ciudad debe tener un papel primordial en la lucha por los cambios sociales: "La nueva revolución anticapitalista o será urbana o no será". Por último, Mangada aprovechó también para hacer algo de autocrítica: "Los urbanistas y arquitectos debemos recuperar cierta legitimidad moral perdida".

Por su parte, el periodista y economista Joaquín Estefanía, que también quiso arropar a Borja durante la presentación, entonó su particular mea culpa como científico social al no haber sabido predecir la crisis. "Tanto la democracia como el urbanismo han ido hacia atrás, han retrocedido en la última década, de tal forma que las promesas de una revolución urbana están cada vez más al alcance de una minoría, de una élite", denunció Estefanía. Por último, el periodista quiso poner de relieve "la metodología multidisciplinar" de Borja, ya que "la crisis es demasiado importante como para dejarla exclusivamente en manos de los economistas".