Público
Público

José Antonio Monago, nuevo presidente de Extremadura con la abstención de IU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

José Antonio Monago, del Partido Popular, ha sido elegido hoy presidente de la Junta de Extremadura por mayoría simple, gracias al apoyo de los 32 diputados de su grupo y la abstención de los tres la Agrupación IU-V-Siex, con lo que se pone fin a 28 años de gobierno socialista en la región.

"Hoy comienza un nuevo día. Llevamos 30 años esperando un futuro mejor y ahora es posible cambiar nuestra historia", ha manifestado en el cierre de la tercera sesión del Debate de Investidura, donde ha sido investido en una segunda votación, después de que en la primera, celebrada el pasado martes, no obtuviera la mayoría absoluta de un Parlamento formado por 65 diputados.

Cerca de las once horas, el presidente de la Asamblea, Fernando Manzano, ha dado a conocer un resultado histórico en Extremadura y ha levantado una sesión que ha transcurrido según lo previsto, dados los reiterados anuncios de IU de abstenerse en la investidura, tal y como le han encomendado sus bases, pese a las indicaciones de la Dirección Federal de apoyar al socialista Guillermo Fernández Vara.

Previamente, Monago ha solicitado la confianza de la Cámara presentándose como una persona que tiene el honor de ser, por primera vez en la historia, candidato a la Presidencia de la Junta por un partido distinto al Socialista.

Ha recordado a aquellos que han trabajado por la alternancia en tiempos pasados, pues hoy es también su "momento", y ha apelado de nuevo a la unidad de los tres grupos con representación en el Parlamento, pues "nos unen tres colores, los de nuestra bandera".

Apelará al verde, blanco y negro cuando lleguen momentos de dificultades y confrontación, según ha subrayado, y lo hará desde un gobierno en el que primarán más las ideas que las ideologías, que tendrá el empleo como prioridad y con el que pretende que Extremadura dé "el gran salto adelante".

Ha tenido también palabras para el presidente saliente, el socialista Guillermo Fernández Vara, a quien ha definido como una "buena persona que has trabajado por Extremadura con energía y de buena fe", con la que fue posible lo que con otros fue inalcanzable, pero que no ha sido "buen presidente".

"Es verdad que hoy termina un tiempo y empieza otro", ha reconocido Guillermo Fernández Vara, quien ha lanzado estas palabras a su sucesor: "Supe ganar hace cuatro años y le puedo asegurar que voy a saber perder ahora".

En lo personal, le ha deseado "toda la suerte del mundo" y en lo político, le ha anunciado que será "exigente" encabezando una oposición "leal" con Extremadura.

Ha advertido a Monago de que llega al poder en una situación "complicada" y le ha ofrecido el respaldo del PSOE para seguir desarrollando el Pacto Social y Político de Reformas para Extremadura, pues "es el inicio del cambio del modelo económico".

Se ha referido también a la intervención del portavoz parlamentario del PP, Luis Alfonso Hernández Carrón, en la sesión del pasado martes al afirmar que con ella abrió un "gran muro de hormigón", aunque ha aclarado que ello no será un obstáculo para que él y el PSOE "echen una mano" cuando Extremadura lo necesite.

"Hay quienes levantan pronto los muros, pero la democracia siempre rompe los muros que se levantan rápidamente", como pasó con el de Berlín, le ha replicado el diputado popular.

Por IU, Pedro Escobar ha vuelto a negar la existencia de un pacto entre la coalición y el PP, son como los "ovnis", no existen, ha señalado el diputado, que ha insistido en que el marco político ha cambiado porque los extremeños lo han elegido.

"No es IU quien pone ni quien quita", dado que sus diputados sólo son víctimas de un reglamento que les impide a votarse a sí mismos y les obliga a elegir entre dos opciones "perversas", ha añadido.

En cualquier caso, ha argumentado que PP, PSOE e IU tienen "preocupaciones compartidas" porque todos coinciden en que lo más importante es el empleo, en la relevancia de las políticas sociales y el papel del medio ambiente en Extremadura.

"Desde esa preocupación compartida, sería fácil que esto fuera el comienzo de una buena legislatura", ha deseado.