Público
Público

José Cendón explora las secuelas de la violencia

El fotógrafo presenta la muestra 'Miedo en Los Grandes Lagos'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El fotógrafo José Cendón no tiene tapujos ni los conoce, posiblemente porque sí conoce realidades que hacen que las palabras se vuelvan necesarias. 'Trabajé en la región africana de Los Grandes Lagos y vi cómo se conseguían los récords más sangrientos sin que la comunidad internacional hiciera nada para impedirlo', explica Cendón, quien decidió explorar las secuelas psicológicas que la violencia generó entre la población. 'Fui a tres hospitales psiquiátricos en Burundi, Congo y Ruanda. Quería retratar la locura derivada de la guerra y los conflictos étnicos, pero también denunciar la poca atención mediática que reciben estas zonas', recuerda el fotógrafo.

La muestra Miedo en Los Grandes Lagos, expuesta en el Instituto Valenciano de Arte Moderno, aúna composiciones y contrastes cromáticos de gran efecto estético, al tiempo que las situaciones dramáticas de los personajes hacen preguntarse cómo puede parecer bella la locura, sobre todo cuando la ha causado la violencia. 'Mi intención era que la serie, a través de la belleza de sus imágenes, hiriera al espectador, removiera conciencias. Quizá por ello no conseguí darle mucha salida en medios de comunicación', admite este gallego que se siente útil trabajando en zonas de conflicto olvidadas.

Esta serie le hizo ganar en 2007 tres grandes premios: el World Press Photo, el Leica Oskar Barnak y el Pictures of the Year. 'Una muestra de la hipocresía que está detrás de todo esto, porque en el jurado estaban miembros de medios a los que yo había ofrecido el reportaje y lo habían rechazado', lanza Cendón. De ahí que no tenga buena opinión de los medios, 'precisamente porque trabajo en ellos'.

'Quería retratar la locura derivada de la guerra y los conflictos étnicos'

Quiere desarrollar más proyectos personales, en vez de trabajar por encargos, 'pero no quiero ser un artista. Esos se miran demasiado el ombligo y yo, aunque tengo un ego porque busco la mejor historia, soy consciente de que los protagonistas son los personajes de las fotos, no yo', reflexiona este fotógrafo, que se ha visto inmerso en el caso del Alakrana.

En 2008 fue secuestrado en Somalia. Lo liberaron y escribió un libro, Billete de ida. Ahora, ha tenido que atender a los medios que le piden opinión respecto al secuestro del pesquero. Cendón no se muerde la lengua: 'Esquilmamos sus caladeros y hacemos vertidos tóxicos, ellos nos secuestran para reivindicarse y consiguen dinero para vivir varios años'. Esta historia, como todas, 'no se puede reducir a una cuestión de buenos y malos'.