Público
Público

José Viñals avisa que España, Italia y Bélgica todavía han de hacer deberes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El director de Asuntos Monetarios del Fondo Monetario Internacional (FMI), José Viñals, ha avisado que España, Italia y Bélgica todavía deben hacer sus deberes en el control presupuestario y la reducción de su volumen de deuda.

Viñals se ha referido a los rescates de Irlanda, Grecia y Portugal pero ha advertido que "no son sólo estos tres países el problema, también España, Italia y Bélgica tienen tareas pendientes en el ámbito de la consolidación presupuestaria".

"Los mercados exhiben tolerancia cero," y ha advertido que "incluso Gran Bretaña o Francia han de reducir su endeudamiento", ha advertido este alto cargo del FMI.

Según Viñals, tras esta crisis "existe un fuerte endeudamiento en las familias, las empresas y los Estados, y cuando la deuda es más elevada su sostenibilidad es más precaria".

"Por tanto, las economías avanzadas se encuentran abocadas a realizar de manera ordenada el proceso de desendeudamiento que es preciso, teniendo en cuenta que este proceso ha de ser compatible con asegurar la financiación que precisa la economía para recuperarse", ha detallado Viñals.

Sobre la reforma que soportará la banca, Viñals ha descrito un nuevo entorno con mayor regulación, más transparencia y unas exigencias notables de capital.

Por ello, ha resaltado que "el sistema bancario será menos rentable porque antes de la crisis su rentabilidad sobre el capital era del 20%, pero con el nuevo sistema, una gestión más prudente y mas transparente se perderán entre cuatro y cinco puntos de rentabilidad".

Viñals ha avanzado que "se están dando pasos" para mejorar la supervisión, habrá mejores reglas, una mayor exigencia de capital, además se están dando pasos para un enfoque más sistémico y más macroprudencial, para evitar los casos de las entidades demasiado grandes para caer, la denominada "so big to fail"".

Otro punto que también debe cambiar, según ha avanzado hoy Viñals en Sitges, es que la remuneración de los directivos y empleados de la banca "debe ser más coherente con la estabilidad financiera".